• |
  • |

“Cuando entramos a la vía de facto, las cosas pueden terminar resolviéndose por la vía de facto, y la vía de facto es la confrontación social”, advirtió el grupo de ex militares del Ejército Popular Sandinista, EPS, ante las constantes violaciones a la Constitución Política de parte del gobierno del presidente Daniel Ortega.

“Somos un grupo de ciudadanos que hemos coincidido en tener una visión concreta sobre las cosas que están pasando, y por la experiencia vivida antes vemos que esto puede conducir a una situación de violencia”, expresó el teniente coronel en retiro, Irving Dávila.

Este ex militar señaló que la Declaración Universal de Derechos Humanos establece en uno de sus párrafos que “cuando se rompe el Estado de Derecho, lo único que le queda al pueblo es el derecho a la rebelión”.

“El llamado es agotar todas las vías cívicas para terminar con esta intención de continuidad del orteguismo en Nicaragua”, indicó por su parte el también teniente coronel en retiro Francisco Enríquez, quien dijo que aunque la inscripción de Daniel Ortega como candidato presidencial es ineludible, el pueblo nicaragüense ya sabe cómo expresar su rechazo a ello, en alusión a la experiencia de las elecciones de 1990, cuando se derrotó inesperadamente al Frente Sandinista.

También destacó que hay otras alternativas de protesta, como los paros escalonados y de brazos caídos.

Tres leyes para estado de emergencia permanente
Este grupo de ex militares no pasa por alto las tres leyes de seguridad, soberanía y régimen jurídico fronterizo que aprobó recientemente la Asamblea Nacional por trámite de urgencia, sugerido por el presidente Ortega, pues consideran que tienen como objetivo subordinar a éste las fuerzas de seguridad más allá de lo que establece la Ley.

“No hay intermediación institucional entre el Ejército y el Presidente, sino que hay una subordinación directa… le dan un supra-poder”, opinó Dávila al respecto.

“Estamos sobrepasando los límites de la legalidad, y eso empuja a la violencia”, insistió Enríquez.