• |
  • |

La tarde de ayer parece haber sido destinada para las renuncias. Mientras Elizabeth de Rojas dejaba solo a Enrique Quiñónez, don Jaime Morales Carazo agradecía, según sus palabras, el ofrecimiento hecho por el presidente Daniel Ortega para que continuara como su fórmula presidencial.

Aunque el siempre cuidadoso Morales Carazo no lo exprese, todo indica que no tuvo el valor de subir al barco de la ilegalidad junto a Ortega, o bien, el candidato del partido gobernante contando con su negativa, solo cumplió con el ofrecimiento y guardarse para hoy una fórmula más segura para terminar de enterrar la Constitución.

Horas antes de la inscripción
En declaraciones exclusivas a END, el vicepresidente Morales Carazo sorprendió con su anuncio de declinar acompañar a Ortega. "Yo le dije con honestidad (al mandatario) que prefería retirarme al terminar mi período como Vicepresidente de la República”, y dijo no tener la menor idea de quién será la persona que lo vaya a acompañar".

La decisión del vicemandatario se produjo en la víspera del cierre de inscripciones de los candidatos presidenciales para hoy, 18 de marzo. Morales Carazo en varias declaraciones públicas siempre insistió ante los periodistas que las cosas se iban a saber en su momento, y daba la impresión de que continuaría como fórmula de Ortega.

Dijo que el presidente Ortega lo comprendió, por lo que deberá hacer público en las próximas horas quién será su compañero de fórmula, ya que dentro de algunos sectores del partido gobernante ya se daba por un hecho que Morales Carazo volvería a correr como candidato.

¿Señales anticipadas?
Habrá que recordar que desde hace mucho tiempo el vicemandatario hizo señalamientos públicos, como el caso de la espada de Alejandro Magno que resolvió de un solo tajo abrir el nudo gordiano. Esto lo atribuyó el vicemandatario a la resolución que en su momento emitió la Corte Suprema de Justicia, donde allanaron el camino para la reelección de Ortega.

También Morales Carazo "aticuñó" otra frase con el caso de lanzar una moneda al aire, la que a su juicio puede caer de una de las dos caras, o bien cae de canto, y por último podría ser que la moneda no caiga al piso, "porque quizás alguien la agarró en el aire y se la voló". Esta frase la repitió el pasado martes 15 de marzo cuando los periodistas insistieron en preguntarle si iba a acompañar en fórmula al presidente Ortega.

De todas formas, cargar con el peso de la violación al artículo 147 de la Constitución, parece haber sido una tarea que Morales Carazo no quiso llevarse a cuestas.