Lésber Quintero
  •  |
  •  |
  • END

La fuga inexplicable de dos guatemaltecos de las cárceles de la Policía de Rivas podrían ocasionar una sacudida dentro de esta unidad policial, en la cual se incluye el jefe de Auxilio Judicial de la delegación rivense, subcomisionado César Useda, así lo reveló una fuente de la institución del orden público, que a la vez detalló que la dirección de Asuntos Internos de la Policía Nacional, se encuentra investigando el hecho, que estremeció a la Policía rivense.

Los investigados por la fuga de los dos chapines, ligados al crimen organizado son: Useda, el teniente y jefe de operaciones Arnoldo Ruiz Gazo, y el capitán y segundo jefe de Auxilio Judicial, Denis Valerio, que era quien se encontraba de turno la madrugada del viernes, cuando ocurrió la fuga. A ellos también se suman el jefe de inteligencia subcomisionado Diego Baltodano y dos oficiales.

Como se recordará, los guatemaltecos Jorge Alejandro Maldonado García y Carlos Leopoldo Parada Dipino fueron sentenciados el pasado 28 de febrero a seis años de cárcel por los delitos de contrabando aduanero y soborno, y hoy lunes iban a ser trasladados al Sistema Penitenciario de Granada, para que cumplieran su condena, pero la mañana del viernes se hicieron humo de las celdas.

Para escapar, los chapines cortaron dos barrotes en forma de cruz, y en las investigaciones de asuntos internos se determinará si la fuga se dio por negligencia o si hubo colaboración de oficiales.

Maldonado García y Parada Dipino fueron capturados la noche del 8 de noviembre en el puesto fronterizo de Peñas Blancas, cuando intentaban salir hacia Costa Rica ocultando 226 mil 955 dólares que llevaban detrás del tablero de un vehículo Mitsubishi amarillo, placa guatemalteca C-0587-CED, el cual se encuentra ocupado en los patios de la Policía de Rivas.

Según información de la Policía, ese mismo día los chapines habían ingresado a Nicaragua por el puesto fronterizo de El Guasaule, y fue al llegar a Peñas Blancas que se les descubrió la fuerte suma de dólares. Para evitar ser capturados, llegaron a ofrecer hasta diez mil dólares a los agentes, y por eso también se les imputó el delito de soborno.

Según se conoció, el mismo comisionado y jefe de la Policía de Rivas, Carlos Espinoza, había recomendado la vigilancia de los guatemaltecos en las celdas, ya que había antecedentes de fuga, pero aun así los dos chapines lograron sus objetivos.