•  |
  •  |
  • END

Mil 500 obreras líderes de las empresas de la maquila que operan en Managua, Estelí, León, Chinandega, Granada, Nindirí y Masaya rechazaron ayer a través de un coloquio los términos en que la Unión Europea viene trabajando con Centroamérica, para establecer un tratado de libre comercio que los europeos denominan “Acuerdos de Asociación” (ADA).

Las obreras del Movimiento de Mujeres Trabajadoras y Desempleadas “María Elena Cuadra” discutieron en cinco grupos los términos de ese acuerdo con la Unión Europea que a juicio de las féminas no contempla oportunidades equitativas.

Según los resultados, las obreras demandaron al gobierno de Daniel Ortega mantener a las empresas extranjeras el arancel de impuestos sin excepciones, “que las empresas que se instalen en nuestro país tengan una estabilidad laboral en todos los aspectos”, dicen los resultados del grupo 1 dado a conocer durante la sesión plenaria del coloquio.

Derecho de las mujeres trabajadoras
Demandaron que el Ministerio del Trabajo juegue su papel de tutelar los derechos de las mujeres trabajadoras, que se divulgue ante la población el contenido de ese tratado que se negocia con la Comunidad Europea
“El gobierno debe considerar en los acuerdos que se equipare el salario de los nicaragüenses con lo de los otros países centroamericanos, al igual que el de los productores campesinos”, dice otro de los resultados de los grupos de trabajo, además de que las empresas que se establezcan producto del futuro tratado “no nieguen la oportunidad de empleo a mujeres mayores de 30 años”.

Otro grupo de obreras demandó que el Ministerio de Educación participe en las negociaciones de ADA para defender los derechos laborales de las trabajadoras de la maquila, al tiempo que exigieron que les equiparen sus salarios con el que pagan las empresas de Zona Franca en Centroamérica.

Lo que dijo un expositor
Cirilo Otero, presidente del Centro de Iniciativas de Políticas Ambientales (CIPA), expositor en el coloquio dijo que el Movimiento “María Elena Cuadra”, tiene como costumbre llevar a cabo un coloquio cada año para hablar sobre temas relacionados con el trabajo y desarrollo de las mujeres.

Dijo que el movimiento en cada coloquio adopta un tema especial del que busca gente especializada para que presente información, y que luego las mujeres tomen sus decisiones para el trabajo hasta el siguiente coloquio. Este año --que coincidió con los 15 años de trabajo que impulsa el Movimiento “María Elena Cuadra”-- tomaron como eje principal los acuerdos de la asociación, que “no es más que el tratado comercial entre Europa y Centroamérica”.

Al explicar sobre el porqué las mujeres de la maquila hicieron esta discusión, señaló que “es porque ellas están más vinculada en la jugada del trabajo, porque si aquí --en Nicaragua-- hay más o menos maquila, eso está relacionado con los tratados de libre comercio.

El especialista en temas económicos dijo que hipócritamente los europeos llaman a los tratados comerciales “acuerdos de asociación, por lo que esto había que dejárselo claro a las mujeres de la maquila, a pesar de que Europa está diciendo que ellos tienen tres pilares para trabajar en este diálogo con Centroamérica”.

Los tres pilares de la cooperación
El primer pilar es el comercio, el segundo es el diálogo político y el tercero la cooperación. En este último pilar, el presidente del CIPA dijo que hay un concepto de cooperación de un dame, que nada tiene que ver con el sentido ni siquiera etimológico de la palabra, la palabra cooperar significa que yo pongo algo y el otro su parte, pero en Nicaragua tenemos un concepto de cooperación de que son los “cheles” los que vienen a darnos plata.

Las 1,500 obreras de la maquila que participaron en el foro forman parte de las 93,250 mujeres que laboran en las diferentes zonas francas que operan en el país. Un porcentaje del 1% sobre hombres.

Las obreras que participaron en el coloquio son líderes obreras que debatieron en talleres la situación con la Comunidad Europea.

Cuatrocientas mil mujeres en la maquila a nivel de CA
En Centroamérica, en la maquila trabajan 400 mil mujeres, y es en Nicaragua donde se tiene el salario más bajo de ese sector laboral.

Sandra Ramos, Directora Ejecutiva del Movimiento “María Elena Cuadra”, dijo que las mujeres obreras necesitaban mayor información sobre la cuestión con Europa, “porque habíamos escuchado que la Unión Europea había dicho que los acuerdos comerciales con la región centroamericana van a ser como el Cafta (Tratado de Libre Comercio entre EU, Centroamérica y República Dominicana).

Recordó la líder de las obreras que “el Cafta ha sido desventajoso para los pobres”, por lo que había que ver bajo qué óptica pensamos los nicaragüenses que nos va a beneficiar, al establecer acuerdos comerciales con países ricos, porque estamos hablando de que hay unas grandes asimetrías entre las economías de Europa y la de Nicaragua.

Las exportaciones completas de Centroamérica “apenas significan el 0.4% de nuestras exportaciones, entonces, ¿de qué se trata este acuerdo con Europa? ¿va a favorecer realmente a los campesinos y las mujeres de este país?”

Invitadas de la región
En el coloquio participaron como invitadas obreras de la maquila de Guatemala, de El Salvador y de Honduras, las que intercambiaron experiencias con sus colegas nicaragüenses, y donde salió a flote una propuesta que hay en el Parlamento Centroamericano respecto de que van a elaborar un Código Laboral centroamericano. ¿Será que van a uniformar la legislación laboral centroamericana?, se preguntó la presidenta del Movimiento “María Elena Cuadra”.