•  |
  •  |

Nubia del Socorro Ponce Chavarría aseguró en la denuncia que interpuso la noche del martes en el Distrito Cinco de Policía, que quienes se llevaron secuestrado a su marido dijeron ser agentes de esa institución. Además, vestían uniformes similares a los utilizados por la Policía.

Los agentes estaban realizando un retén en el kilómetro 10 y medio de la Carretera a Masaya, donde Ponce vio por última vez con vida a su esposo, Javier Antonio Hernández Orozco.

“Ella está con miedo; no quiere dar más detalles para no entorpecer las investigaciones… la bajaron porque con ella iban a negociar los 40 mil dólares que pedían, pero nosotros sólo teníamos 20 mil”, dijo un allegado de la familia Hernández Ponce. Asimismo, declaró que la Policía entrevistó e investigó a Nubia Ponce como parte del proceso, y porque podría dar algunos detalles de los sujetos que se llevaron al marido, pero en ningún momento por ser ella sospechosa de participar en el secuestro que terminó con la muerte atroz de Hernández.

“Ellos eran una pareja feliz, muy trabajadores, y por eso estaban saliendo adelante, por el esfuerzo y empeño con el que luchaban día a día”, aseguró la misma persona.

En cuanto a la información que brindó doña Nubia Ponce Chavarría en la denuncia, referente a que policías habían secuestrado a su esposo, autoridades de esta institución no han confirmado que hayan sido delincuentes vestidos de policías o miembros activos.

No hay avances en investigación
“No hay avances en la investigación que está a cargo de la Dirección de Auxilio Judicial. Cuando se tenga algo se les dará a conocer. Han venido varios medios a saber sobre el mismo caso, pero aún no tenemos nada”, explicaron encargadas de la oficina de Divulgación y Prensa en Plaza el Sol.

La autopsia realizada por el Instituto de Medicina Legal revela que la muerte de Hernández fue entre la noche del martes y la 1:00 de la madrugada del miércoles.

Asimismo, la fuente aclaró que fue un escopetazo que pasó primero por la mano, y demás perdigones impactaron en diferentes partes del cuerpo.

Era excelente persona
Marcio Gutiérrez aseguró que su vecino de tramo en el mercado “Roberto Huembes” era una excelente persona, que no tenía enemigos y que lamenta mucho su deceso, más aún, la forma tan violenta en que lo asesinaron.

“Desde que vendía tortillas en un pata de gallina lo conozco, poco a poco se fue levantando, hasta que gracias a Dios tuvo un negocio bueno. Hace como un mes compró otro tramo, que ni lo disfrutó. Vendía de todo… puede preguntar, y quienes lo conocieron le van a decir lo mismo, que era una excelente persona”, concluyó Gutiérrez. Recordó que en la vela los familiares explicaron que recibieron al menos tres llamadas pidiendo rescate, y que la última fue como a la 1:00 de la madrugada del miércoles.

También recordó que en febrero del año pasado se le llevaron 5 mil dólares que estaban en caja chica y a ambos los golpearon. El robo fue en su negocio, ubicado en el mercado, adonde llegaron los sujetos a asaltarlo. En aquella ocasión le fracturaron la quijada y la esposa resultó con una herida en uno de los brazos.

La otra víctima
En cuanto al cadáver de la mujer que murió calcinada, una madre cree que se trata de su hija, sin embargo, hay dos familias más que reportan una desaparecida.

Doña María Auxiliadora Urbina, de 57 años, cree que la joven que apareció en el barrio Santa Lucía, de Tipitapa, podría ser su hija, aunque el cuerpo quedó irreconocible. Ella tiene algunas señas específicas que podrían sacarla de dudas.

“Mi hija mayor, Yahaira, anda tratando de reconocer algunos de los objetos en la Policía… mi hija tenía fractura en el segundo dedo del pie derecho, así como una seña de machetazo en el brazo del mismo lado, por lo que ella usaba camisa manga larga”, dijo entre sollozos la afligida madre.

Ángela Jessenia Rivas Urbina, de 27 años, desapareció desde el viernes 4 del mes en curso. La última vez que llamó fue el domingo 6 de marzo.

En tanto, Lázaro Parrales, de 71 años, llegó al Distrito Cinco a denunciar la desaparición de su hija Elba María Sánchez, de 20 años, quien desde el martes a las 6:00 de la mañana salió y no ha regresado.

Luisa Evangelina Silva denunció en el mismo Distrito, que su hermana Elizabeth Ampié Silva, de 19 años, se encuentra desaparecida.

Las tres familias sospechan que la joven muerta podría tratarse de su familiar.
Una fuente del IML dijo que a la mujer le harán un análisis de Ácido Desoxirribonucleico, mejor conocido como ADN, para saber si es alguna de las reportadas como desaparecidas por sus familiares.