•   TRÍPOLI / AGENCIAS  |
  •  |
  •  |

Mientras la coalición internacional acentuó ayer la presión sobre el líder libio Muamar Kadhafi con nuevos ataques aéreos, los rebeldes revelaron que están constituyendo un Ejército Nacional dirigido por el general Jalifa Hafter, confirmó el portavoz militar de los revolucionarios, coronel Ahmad Omar Bany, en una rueda de prensa.

Bany no quiso poner una fecha para la culminación de ese Ejército, ya que “depende de las circunstancias”, y recordó que están empezando “desde cero”.
Según un balance provisional comunicado por un portavoz del régimen libio, Musa Ibrahim, los bombardeos de la coalición causaron “unos 100 muertos” entre los civiles desde el comienzo de la ofensiva, el 19 de marzo.

El jefe militar de la coalición, general Carter Ham, dijo “no estar seguro de que no hubiera habido ninguna víctima civil”. “Pero somos muy, muy precisos y selectivos en nuestros objetivos”, afirmó.

Las autoridades libias, basándose en “informaciones de inteligencia”, temían anoche ataques a centros de telecomunicaciones y de radiodifusión.

En horas de la mañana de ayer, Francia afirmó que la coalición iba a “continuar con los ataques aéreos” contra blancos militares “el tiempo que sea necesario”.
Ayer, un avión de las fuerzas libias fue destruido en tierra por un cazabombardero francés en Misrata (200 kilómetros al este de Trípoli), afirmó el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas en París.

La coalición llevó a cabo operaciones en la región de Tajura, a unos 30 kilómetros al este de Trípoli, según varios habitantes.

Explosiones y disparos en Trípoli
En Trípoli se oyeron disparos de la defensa antiaérea y varias explosiones ayer por la mañana y por la noche, constató la AFP.

La defensa antiaérea entró en acción y se escuchó al menos una explosión en el centro de Trípoli. Además, se oyeron otras dos explosiones en el sector de Tajura, a 30 kilómetros de la capital, donde se elevaba una columna de humo.

La televisión nacional libia afirmó posteriormente que “instalaciones civiles y militares de Trípoli y Tajura” habían sido blanco de “misiles de largo alcance”.
La coalición había bombardeado intensamente Sebha (750 kilómetros al sur de Trípoli), según varios residentes. La ciudad, feudo de la tribu de los Kadhafi, alberga diversas instalaciones militares.

Combates en varios frentes
Mientras, continuaban los combates entre los partidarios y los opositores de Kadhafi en varias localidades, sobre todo en Misrata. Allí, las fuerzas leales al coronel mataron a 109 personas e hirieron a 1,300 desde el comienzo de su ofensiva el viernes pasado, declaró a la AFP un médico.

Los francotiradores de las fuerzas de Kadhafi dispararon por la tarde desde los tejados de los edificios y se escuchaban disparos de artillería, contó un portavoz de los rebeldes.

La coalición llevó a cabo varios ataques contra las tropas terrestres de Khadafi, principalmente en Misrata, la tercera ciudad del país.

Cerca de Ajdabiya, 160 kilómetros al sur de Bengasi, bastión de los rebeldes en el Este, un gran número de insurgentes avanzaba rápidamente para retomar el control de esta ciudad clave, según un periodista de la AFP.  Entre muros, los pro-Kadhafi y los insurgentes libraban combates.

Según un portavoz de los insurgentes en Bengasi, Ahmed Omar Bani, algunas fuerzas leales a Kadhafi en Ajdabiya están “dispuestas a rendirse”, y los insurgentes hablan con ellas por mediación de dignatarios religiosos.

Al cabo de arduas negociaciones, los países de la OTAN hallaron un principio de acuerdo para asumir rápidamente el mando militar de las operaciones, sustituyendo a la coalición liderada por Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña.
Hasta ahora, la OTAN se encargaba de vigilar el embargo de armas impuesto a Libia.

“Los países de la OTAN acordaron lanzar” el proceso para poder asumir el mando militar el próximo “lunes o martes”, indicaron fuentes diplomáticas a la AFP.
No obstante, no se han solucionado todos los detalles.
Ankara se opone al funcionamiento de la zona de exclusión aérea en Libia que están definiendo sus socios para hacer frente a la aviación de Kadhafi, e insiste en que se excluyan los bombardeos contra objetivos terrestres, según las fuentes.

Numerosos países occidentales quieren que la OTAN tome el relevo.
Pero Francia teme que un rol demasiado importante de la Alianza provoque el rechazo del mundo árabe, y, por ello, reclama que el mando político de la intervención recaiga en un grupo de países occidentales, árabes y africanos.
Una reunión de ese grupo está prevista el martes en Londres.

“Más de 350 aviones” de la coalición están implicados en las operaciones aéreas, de los cuales algo más de la mitad son estadounidenses, anunció un responsable del Pentágono, que dijo que Estados Unidos llama a los militares libios a “dejar de combatir” contra sus compatriotas y a desobedecer a las órdenes de Kadhafi.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, lamentó que las autoridades libias no hayan tomado ninguna medida para cumplir la resolución adoptada por el Consejo de Seguridad.

La Unión Africana, por su parte, invitó a los representantes de Kadhafi y de los rebeldes a negociar un alto el fuego.

El coronel Kadhafi, en el poder desde hace 42 años, se enfrenta desde el 15 de febrero a una revuelta que ha causado cientos de muertos.