AFP
  •  |
  •  |

El nuevo embajador de Estados Unidos en Nicaragua, Robert J. Callahan, tomará su cargo en septiembre con la misión de fortalecer la relación con el presidente Daniel Ortega, tras reconocer que los sandinistas "son una realidad con la que tienen que trabajar", estimó el lunes el embajador nicaragüense en Washington.

"Creo que el embajador Callahan, trae un mandato muy especial de tratar de forjar por primera vez (...) con el Frente Sandinista, como partido y movimiento, una relación buena" con Estados Unidos, afirmó el embajador nicaragüense en Washington, Arturo Cruz.

Callahan "no viene, y eso lo puedo decir casi categóricamente (...) con una posición dura", porque "el Frente Sandinista, para bien o para mal, nos guste o no nos guste, demostró que tiene un piso electoral y es una realidad con la tienen que trabajar", aseguró Cruz, durante una entrevista con el noticiero Telenica.

Cruz señaló que el nuevo embajador estadounidense "trae entres sus diferentes funciones (..) tener relaciones personales con el presidente" Ortega, al margen de su retórica antiimperialista que data de los años 80 y su amistad con el presidente Hugo Chávez.

El diplomático explicó que el cambio de actitud entre los dos gobiernos es el resultado de los acercamientos bilaterales desarrollados en los últimos meses.