•  |
  •  |

La presidenta de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, magistrada Alba Luz Ramos, calificó como “peligrosa y sesgada” la sentencia del juez Octavo de Distrito Penal, Tomás Eduardo Cortés, quién tuvo a su cargo el caso por el delito de violencia intrafamiliar en el que la víctima es la fiscal Stephanie Pérez Borge y su ex esposo, Manuel Rocha Castillo, el victimario y beneficiado con el fallo judicial.

El juez mandó a su casa a Rocha “hasta que haya sentencia firme”, después de condenarlo a tres años de prisión, alegando que él es un juez técnico.

Pérez, durante seis años, vivió bajo violencia intrafamiliar en su matrimonio y a pesar de haberse divorciado, el acoso y el maltrato continúa, aseguró la afectada.

“Claro que hay sesgo, es más es muy peligrosa esa interpretación, porque entonces significaría que cualquier persona que sea condenada por asesinato o por narcotráfico, no podría ir presa, porque la sentencia es apelable”, señaló la magistrada Ramos, luego de dar la lección inaugural 2011-2012 de la Academia de Policía.

Llaman a víctima de juez
Sobre el caso de Uriel Escobar Corea, juez de la Paz Centro, denunciado por violencia intrafamiliar en contra de María Rivas Centeno, su ex esposa, dijo que el reglamento disciplinario de ese poder del Estado indica que éste debería ser retirado de su cargo y que así será si se llega a comprobar los hechos denunciados.

“Para ello debemos tener algunos elementos de prueba que ella tendría que venirnos a aportar, porque nosotros podemos recoger una información de un medio (de comunicación), pero no podemos tener como prueba todo lo que en el medio se dice, entonces estamos esperando que ella comparezca”, finalizó Ramos.