•  |
  •  |

Ante el llamado de alerta por el serio nivel de deterioro de la Reserva de Biosfera Bosawás, que hizo el doctor Eduard Müller, Rector de la Universidad para la Cooperación Internacional y Vicepresidente para Centroamérica y el Caribe de la Comisión Mundial de Áreas Protegidas, el diputado Agustín Jarquín invitó a todos los sectores que tienen cuota de responsabilidad en la implementación de medidas que frenen la situación, a “quitarnos la careta”.

Afirmó que si en realidad se tiene voluntad de actuar con la urgencia que amerita el caso, no esperemos a que la Unesco tome la decisión de retirar el título de Reserva de Biosfera a Bosawás, que el propio país en su momento gestionó.  
Según el diputado, miembro de la Comisión de Medio Ambiente de la Asamblea Nacional, luego de la titulación de 22 mil kilómetros cuadrados de territorio mayangna, se puso freno a la etapa de saneamiento que podría permitir implementar el proceso de producción sostenible que requieren las reservas de biosfera.

Influencias y ambición voraz por la tierra
“Las influencias políticas de uno y otro partido, con la ambición voraz por la tierra, tienen detenidas las acciones oficiales”, reconoció Jarquín, calificando de “remedo” los esfuerzos impulsados desde el gobierno, entre ellos el desalojo de colonos, porque, según él, el número de invasores sigue en ascenso.

Por su parte, el vicepresidente Jaime Morales Carazo también admitió que las reservas de biosfera están siendo destruidas "a vista y paciencia y una con irresponsabilidad extrema, y tenemos que ir pensando cómo nos vamos a acostumbrar a vivir en un mundo cambiante".

Agregó que en los destrozos que se hacen a las áreas protegidas hay cierta complicidad o tolerancia mafiosa "en ver cómo están destruyendo los bosques, siguen los camiones cargados de grandes tucas, leyes no faltan, pero hace falta una voluntad política y una conciencia de proteger el presente y el futuro de las generaciones nicaragüenses".

Vicepresidente: No hay recursos para actuar
No obstante, en su calidad de presidente del Consejo Nicaragüense de Ciencia y Tecnología, Morales declaró que aunque “le sobra la mejor intención”, no puede emprender acciones para detener la degradación de Bosawás, por falta de recursos económicos.

Para el ambientalista Kamilo Lara, el que la destrucción de Bosawás haya nuevamente saltado a la agenda pública, reafirma la alerta que desde hace años han venido impulsando desde la sociedad civil.

Lamentó que desde 2009 --cuando se denunciaron las irregularidades que ocurren en Bosawás-- no se haya avanzado.