Heberto Rodríguez y Luis Galeano
  •  |
  •  |
  • END

El presidente Daniel Ortega desarticuló el circulo de confianza de la Directora General de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera, al mandar de retiro a cinco comisionados mayores que fungían en las principales direcciones de la institución y que desempeñaban sus cargos con gran eficacia y honestidad.

Los retirados son: el jefe de la División de Relaciones Públicas, comisionado mayor Alonso Sevilla; el jefe de Chontales, comisionado mayor José Román Orozco; el jefe de la Dirección de Auxilio Judicial, comisionado mayor Denis Tinoco Zeledón; el Jefe de la Dirección de Asuntos Juveniles, comisionado mayor Hamín Gurdián Alfaro; la Jefe de la División de Finanzas, y la comisionada mayor Rosalpina Cabrales.

EL NUEVO DIARIO conoció ayer que la decisión de Ortega provocó que Granera contemplara la posibilidad de renunciar a su cargo, objetivo que persigue el mandatario desde hace algunos meses, el cual quedó en evidencia el pasado 10 de enero, cuando agredió a la jefa de la Policía en su comparecencia en la Asamblea Nacional, al aseverar que la DEA promovía la corrupción entre algunos jefes policiales.

Que se mantenga firme

Sin embargo, los jefes policiales retirados le solicitaron que no renunciara y que se mantuviera firme al frente de la institución.

También pasaron a retiro el segundo jefe de Transito Nacional, comisionado Cairo Flores Corrales, y el comisionado mayor Francisco Gaitán, quien se encontraba en reserva. Estos dos fueron propuestos por Granera junto al jefe de Seguridad Personal, comisionado mayor Denis Pérez, el cual no fue aprobado por Ortega.

La fuente consultada por EL NUEVO DIARIO reveló que Ortega adujo “razones políticas” para ordenar el retiro de los “cuadros allegados” a Granera.

Acuerdo presidencial

La institución policial emitió una nota de prensa que establece que estos cambios se dan por acuerdo presidencial y de conformidad con la Ley 228.

Los cargos de los oficiales que pasan a retiro serán ocupados ahora por la comisionada Vilma Reyes Sandoval, quien asume la División de Relaciones Públicas, cargo que desempeñó hace algunos años; la comisionada mayor Glenda Zavala Peralta asume la Dirección de Auxilio Judicial; en la Dirección de Asuntos Juveniles fue nombrado el comisionado Juan Ramón Gámez, y el nuevo jefe de Chontales es el comisionado Javier Carrillo; en tanto que la comisionada Mercedes Amador fue nombrada como la segunda jefa de Tránsito Nacional, y el subcomisionado Óscar Palacios fue ubicado como jefe de la División de Finanzas.

No saben por qué del retiro

EL NUEVO DIARIO consultó a algunos de los jefes policiales retirados. El comisionado mayor Alonso Sevilla dijo desconocer detalles de su retiro.

“Creo que toda la cadena de mando somos de confianza de ella, no sólo unos cuatro, si no fuera así, no estuviéramos en el Consejo Nacional. Lo que pasa es que mi trabajo a mí me permite siempre estar a su lado, porque fui su relacionista público”, agregó.

Por su parte, el comisionado mayor Denis Tinoco manifestó: “Yo la comunicación oficial que tengo es que ha tocado mi retiro, honrosamente me siento muy tranquilo, muy orgulloso de la institución policial, de mis compañeras, de mis compañeros. Yo lo entiendo por la lealtad y la disciplina que tengo por la Policía Nacional”.

Igualmente se expresó el comisionado mayor Hamin Gurdián: “Asumimos con disciplina la decisión, por amor, por lealtad a esta institución que nos ha tenido en su seno por casi los 29 años. Éste es parte de todo un proceso de la Policía Nacional, lo contemplan la Ley 228 y su reglamento, y dentro de ese procesos de rotación y relevos fuimos notificado de esa decisión”.

Fueron condecorados

Los jefes policiales que pasaron a retiro fueron condecorados por la jefatura nacional con la medalla al deber cumplido.

EL NUEVO DIARIO conoció también que los planes del presidente Daniel Ortega son pasar a retiro a dos de los cuatro subdirectores de la Policía, para que aspire a ese cargo el comisionado mayor Francisco Díaz, consuegro del mandatario.

Directivos del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp), consideraron como una decisión “contraproducente” del presidente Ortega de mandar a retiro a los siete comisionados mayores, pues al no realizarse un proceso de transición entre ellos y quienes los sustituyen, podría debilitarse la labor de la entidad policial.

“Nosotros vemos contraproducente el retiro, por cuanto sacás de la noche a la mañana a una serie de personas con un bagaje de experiencia extraordinario, y no le das paso a una salida más suave, a una entrega programada, que es la que se hace con un proceso de transición”, dijo Roberto Orozco, uno de los directivos del Ieepp.

“Hasta donde nosotros entendíamos, todos y cada una de estas personas estaban trabajando muy bien con la jefa de la Policía, y vamos a esperar a ver los criterios que se tomaron en cuenta para esto, por el momento se dicen muchas cosas de manera extraoficial, pero vamos a esperar”, dijo Xavier Meléndez, otro de los directivos del organismo.

Lo cierto, según los dos consultados, es que el movimiento no es ilegal, porque al parecer se hizo en cumplimiento a lo que establece la Ley 228. “De todos los comisionados retirados, quien tenía la dirección más delicada era Denis Tinoco, en Auxilio Judicial, pero también está dentro del proceso de la Ley”, dijo Orozco.

“La mayoría de ellos tenían rato de estar al frente de cada una de las direcciones, más de dos años que es lo que establece la rotación de mandos, es decir, ya habían cumplido su tiempo al frente de una dirección, y si no estaban para el retiro definitivo, ya estaban para ser rotados”, agregó.

Sin embargo, Meléndez, señaló que “hay casos extraños como el del comisionado mayor Denis Tinoco”, quien fue ascendido hace un poco más de un año y ahora pasa a retiro. “Eso provoca algunas interrogantes; también está la directora financiera que sabemos que es de mucha confianza de la comisionada Granera, y retirarla así, es también raro”, estimó.

Ya lo habían advertido

Orozco recordó que sus enfoques de análisis, en el último informe de gestión sobre el sector seguridad, señala el punto de la necesidad de reformar la Ley 228, en lo relacionado con los retiros, porque ya son 28 años de fundación de la Policía Nacional y la Ley estipula un máximo de entre 25 y 30 años para el período de jubilación.

“Hay 60 comisionados mayores de la escala de mandos que es de 520 ó 530 oficiales, que están marcados para salir en los próximos dos años, lo cual es un alto porcentaje. Si no se reforma la Ley, estaríamos perdiendo pronto un gran capital humano, y no se está dando paso a un proceso de transición generacional en la Policía”, explicó Orozco.

Hablan comisionados en retiro

Sorprendido se mostró el comisionado en retiro y ex jefe de la Policía, Fernando Caldera, al conocer la noticia brindada en horas del mediodía en Plaza El Sol, pues a su parecer, los comisionados mayores que pasan a retiro son personas “muy honorables, con mucho prestigio y trayectoria dentro de la Policía y en la sociedad nicaragüense”.

Señaló que la Ley faculta los procesos de rotación que son propuestos al presidente de la República por la Dirección de la Policía, a la vez que expuso que la edad de jubilación es una, y que el grado, es otra. “No se podían retirar por edad, pero sí se puede retirar por cargos o rango, y comisionado mayor es el grado mínimo para pasar a retiro”, dijo Caldera.

El ex jefe policial dijo confiar en que los movimientos no afectarán el trabajo de la entidad del orden, porque considera que existen los suficientes recursos humanos para seguir adelante, ya que hay un proceso permanente de capacitación y formación de las nuevas generaciones.

“No puedo hablar de las pugnas internas, porque las desconozco, o de jugadas políticas, a los muchachos retirados los conozco bien y sé que son profesionales, no andan en esos asuntos de política, no puedo hablar de los demás (nuevos) porque ya no estoy ahí, pero ojalá y que sea un asunto institucional”, sostuvo.

Por su lado, el ex jefe policial y comisionado en retiro, Franco Montealegre, dijo que los cambios o retiros habían sido anunciados a través de los medios, por lo cual no se mostró sorprendido.

“Los retiros y cambios siempre se han planteado, ya se han hecho, y creo que mientras haya posibilidades legales, se tendrán que seguir valorando”, dijo Montealegre, quien se mostró cauto de opinar sobre la decisión tomada por respeto a la entidad del orden y sus altos mandos.

“Sí está dentro del marco legal institucional, y mientras sea así, el presidente es quien dispone. Si es algo dirigido o no en contra de la jefatura, me parece que es algo a lo que no me debo referir, porque creo que la jefa de la Policía tiene la suficiente capacidad para determinar de qué se trata, pero, además, tuvo que haberlo propuesto ella misma, así que me quedaría hasta ahí”, dijo el ex jefe policial.

Cordero se desentiende

Quien se quiso mostrar desinformado del asunto fue el antecesor de Granera, Edwin Cordero, quien señaló que nada tenía que ver con los retiros de los comisionados mayores, porque ya no estaba en la entidad policial.

“Mirá, yo nada tengo que ver con eso, ese es un asunto que a mí no me corresponde, preguntales a ellos, porque yo ya no estoy ahí. Esa es cosa de ellos”, dijo Cordero, cuando le consultamos su valoración sobre los cambios.