•  |
  •  |

La empresa de palma africana “Río Escondido” está causando serios daños ambientales a los recursos hídricos de Kukra Hill, afectando la calidad de vida de más de 40 familias que habitan la comunidad, según los resultados de un estudio promovido por el Centro Humboldt.

Maura Paladino, oficial de incidencia en temas de agua por parte del organismo ambientalista, explicó que “hay contaminación claramente diagnosticada gracias a los análisis obtenidos en seis puntos diferentes de la zona afectada, por un desbordamiento que ocurrió de las pilas de tratamiento de aguas residuales”.

Agregó que al menos tres de los puntos muestreados habían dado positivo a la presencia de contaminantes orgánicos.  El análisis se realizó en el Caño Las Limas, el ojo de agua El Manantial, drenaje Caño El Zapote, afluente Final Star y caño El Zapote. El primero, el tercero y el cuarto son los que dieron positivo durante el estudio.

“No es sólo el caudal del caño Las Limas o El Zapote los que resultan afectados, sino que éste es un sistema y al contaminarse una parte del recurso, en ese espacio geográfico, por las características físicas,  se contamina el resto de las fuente de agua, tanto superficiales como subterráneas”, apuntó.

Añadió que el ganado se abastece de estas fuentes de agua y al no tenerlas, la cantidad de oxígeno necesario para el equilibrio se ve perjudicado.

“La gran cantidad de materia orgánica emitida por el inadecuado tratamiento de las aguas residuales de la empresa Río Escondido, origina afectación en las fuentes de agua superficiales y subterráneas, por lo que claramente se está evidenciando la degradación de los recursos y, por ende, el perjuicio a la calidad de vida de las poblaciones humanas, y de flora y fauna que alberga el ecosistema”, indicó Paladino.

Gobierno debe intervenir
La especialista lamentó que sus facultades lleguen hasta el estudio e indican que es competencia de las entidades gubernamentales dar un seguimiento a esta problemática, que está ocurriendo desde 2004.

“La gente nos pregunta qué podemos hacer. Queremos que estas empresas cumplan las normativas ambientales”, afirmó Paladino, quien expuso que el  organismo que representa sólo puede brindar la herramienta investigativa. El resto queda en manos de las autoridades gubernamentales.

De acuerdo con el artículo 60 de la Constitución de la República, “los nicaragüenses tienen derecho a habitar en un ambiente saludable, siendo una obligación por parte del Estado la preservación, conservación y rescate del medioambiente y los recursos naturales.