•  |
  •  |

Cada año el parque vehicular de Nicaragua crece en 10 mil unidades, situación que tiene preocupada a la Policía Nacional, porque al contar con las mismas carreteras, con problemas de señalización y deficiencias en educación vial, estamos propensos a más accidentes.

Según los registros de la Dirección Nacional de Tránsito, en nuestro país circulan casi medio millón de vehículos de diferentes tipos, lo que significa una cantidad muy grande tomando en cuenta la infraestructura vial de Nicaragua.

El comisionado mayor Roberto González Kraudy, jefe de la Dirección Nacional de Tránsito de la Policía, aseguró que “cada año la flota vehicular crece en un 11 por ciento y con las mismas calles y las mismas carreteras, ¿por dónde vas a entrar?
Dijo que hay problemas de señalización y casi medio millón de vehículos equivalen a casi medio millón de conductores.

“Usted no ve autopistas, ¿verdad? ¿Cuáles son las alternativas? No las tenemos en el país; hay más vehículos y es la misma infraestructura”.

El jefe policial recordó que en el año 1978, según los registros históricos, había una flota vehicular de 80 mil carros, pero que su crecimiento ha sido inmenso.

Como ejemplo mencionó las dificultades que enfrentan los conductores cuando transitan en horas de la mañana por la Carretera a Masaya, ya que se encuentran con congestionamientos serios e indicó que las ciudades tienen pocas salidas.

Campaña de sensibilización
Uno de los logros que enarbola la Dirección de Tránsito es la reducción del índice de peligrosidad, ya que el año pasado registraron 571 personas muertas, 22 casos menos que el año anterior; 5 mil 120 lesionados, 404 menos que en el 2009, pero los accidentes de tránsito aumentaron en un 4 por ciento.

“El índice de peligrosidad lo logramos disminuir en un 17 por ciento, porque posiblemente está calando en la mente y en el corazón de la familia nicaragüense la conciencia individual, a través de esta campaña sostenida que mantenemos. El 82 por ciento de los muertos se dan en las carreteras”, dijo González.