•  |
  •  |

Molestos se mostraron la mayor parte de los socios de la Cooperativa Eclipse 98, por las declaraciones que brindó su presidente, José Carlos Alarcón, quien reconoció que los más de 135 mil dólares entregados por los afiliados para el trámite de los Lada Kalina “desaparecieron” en las manos de Allan Vargas, del Movimiento Nacional de Taxis, MNT, y de la financiera de la Cooperativa, Francis Cruz.

Financiera desmiente y socios acusan
De manera escueta, la financiera de la cooperativa, Francis Cruz, renuente a hablar con los medios de comunicación, señaló: “Dicen que yo me los robé (el dinero), ¿de dónde?” Luego indicó que no hablaría más hasta en una conferencia de prensa que organizarán para dar a conocer su versión a los medios.


En cuanto a los socios, hubo discusiones, pues de manera implícita había unos que apoyaban a Alarcón, mientras otros lo acusaban directamente de haberse quedado con el dinero y de estar involucrando a Francisco Alvarado y a otros altos funcionarios para tratar de mermar responsabilidades.


“Cuando íbamos a entregar el dinero él (Alarcón) nos llamaba a su oficina en grupos de diez socios, tenía pegadas unas fotos de modelos de Lada y nos preguntaba cómo lo queríamos. Ahora que no diga que no tocó el dinero, pues en sus propias manos se lo dimos”, aseguró otro de los socios.


Hubo miembros de la cooperativa que afirmaron que entregaron más de 300 dólares para prima de los Lada, algunos señalaron que dieron un mil 500 y hasta dos mil dólares, para que el trámite de los vehículos fuera rápido.


“Le dimos esa cantidad porque nos prometió que nos iba a dar el vehículo con todo y placas”, alegó una de las afectadas. “Hasta tiene nueva casa”, dijo otra socia.
Para la Cooperativa Eclipse 98, se había destinado un total de 18 vehículos Lada, que iban a “reforzar” la flota de taxis, pero se les pidió dinero a 34 socios, 14 de los cuales preocupados porque no recibieron el carro y los fondos se los dieron por perdidos, decidieron denunciar en el Distrito Seis a Alarcón, quien también es miembro de la Comisión Técnica de Irtramma.

No hubo asamblea
Los 208 socios de la cooperativa tenían planificada una asamblea para la mañana, donde se iba a discutir la problemática y se iba a “encarar” a Alarcón por el destino del dinero, pero al final solo un poco menos del 50% de los socios se reunió por falta de coordinación en la invitación y en los estatutos para convocarla.


La asamblea fue suspendida, pues como había señalado Alarcón, la convocatoria se tiene que hacer con 15 días de anticipación, y se debe notificar de la misma al Instituto Nicaragüense de Fomento Cooperativo (Infocoop), para que avale su realización.


Además, para esta “asamblea” que se convirtió en reunión, solo se había notificado a una parte de los socios.


A unos metros de distancia de la sede de la cooperativa, en Villa Reconciliación, una patrulla policial aguardaba, mientras dos oficiales vigilaban el lugar.


El pasado sábado, Alarcón señaló que no iba a asistir a la reunión por miedo a ser detenido, y que él es una “sardina” más que podía caer presa, y que no estaba dispuesto a ceder su cargo.


“Cuando mantuvimos encerrado a Carlos (Alarcón) en la oficina, nos dijo que iba a estar en la reunión de hoy, pero vemos que es escurridizo y no vino”, precisó uno de los socios.


Aunque Alarcón no se presentó, los socios definieron para el próximo 10 de abril el día de la asamblea, donde se especificará quiénes conformarán la nueva Junta Directiva, la cual ya no incluye como presidente a Alarcón.


Quieren contratar servicios de auditoría
Los socios aseguraron que quieren una auditoría interna en la cooperativa, para lo cual planean contratar a una empresa para que la haga.


Uno de los afiliados, Daniel Cruz, indicó a los asistentes que “sale cara, si ni siquiera los 208 socios podemos pagar los permisos de circulación, ahora una auditoría”.


Los fondos “desaparecidos” también iban a servir en algunos casos para trámites de placas, pero hasta la fecha la mayoría de la flota vehicular de esta cooperativa carece de estos.


Hoy Alarcón se presentará ante la Fiscalía para servir como testigo en la denuncia que interpuso el concejal opositor, Leonel Teller, quien en lugar de enfocar la crisis interna de la cooperativa, está enfocado en las anomalías de los funcionarios de Irtramma, los cuales asegura que en contra de los 12 mil taxistas de la capital, han causado perjuicios que ya suman 60 millones de córdobas, por multas ilegales que sobrepasan los 300 córdobas reales que establece la ley y por tráfico de placas y retención de concesiones.