•  |
  •  |

Las presidentas de la Corte Suprema de Justicia y del Movimiento de Mujeres “María Elena Cuadra”, Alba Luz Ramos y Sandra Ramos, respectivamente, presentaron ayer ante un foro auspiciado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, la iniciativa “Ley contra la violencia hacia las mujeres”, que aún la Asamblea Nacional no ha aprobado.

Los planteamientos de las titulares de ambas instituciones se produjeron en un foro que apoyó el Legislativo, además de la presencia de diputadas de El Salvador, país en el que recientemente se aprobó una legislación similar.
Ramos dijo que la CSJ propone una iniciativa que penalice la violencia contra la mujer “desde una perspectiva más integral e incluya una diversidad de manifestaciones de la violencia física, sexual, emocional y sicológica”, así como los conceptos establecidos  en la Convención sobre la eliminación de todas las formas de violencia contra la mujer, Cedaw.

La titular de la CSJ recordó que en un foro que se llevó a cabo en Guatemala la semana pasada, funcionarios y magistrados de los poderes judiciales de Iberoamérica analizaron la constitucionalidad de las medidas para sancionar la violencia hacia las mujeres.

Ramos dijo que las convenciones internacionales de la mujer establecen la violencia contra las féminas.

“Tiene múltiples actuaciones y por lo consiguiente, la violencia no es una y eso es lo que estamos estableciendo en el proyecto de ley, tratando de dar una visión integral sobre esa violencia física, sicológica, sexual, patrimonial y en el ámbito público”, expresó.

Propuesta toma experiencias de otros países
Sandra Ramos en su intervención en el foro, dijo que la iniciativa presentada por el “María Elena Cuadra” tomó en cuenta las experiencias legislativas sobre violencia contra la mujer en Costa Rica, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, República Dominicana y Venezuela y el análisis de documentos internacionales, así como encuentros de organizaciones judiciales de derechos humanos.

Agregó que las víctimas de la violencia requieren especial protección desde el inicio de la investigación del hecho cometido contra ellas, por ello “proponemos la creación de refugios o albergues, tanto para las víctimas y en su caso extensivo a sus hijas e hijos”.

Además, planteó la necesidad de establecer en la legislación la obligatoriedad del resarcimiento a la víctima por su agresor y la necesidad de fortalecer la dependencia en el Ministerio Público, creando la Fiscalía de Delitos de Violencia hacia las mujeres.

La dirigente del sector de las obreras de la maquila le recordó a los participantes en el foro que el fenómeno de la violencia hacia las mujeres reviste una especial y creciente gravedad en el país, como lo demuestran las 39 mil denuncias ante las Comisarías de la Mujer y las 89 mujeres muertas en el año 2010, por haber mantenido con la víctima relaciones familiares, conyugales, de convivencia, de intimidad o noviazgo, amistad, compañerismo, relación laboral o educativa”.

En el foro también participaron los presidentes de las comisiones de la Mujer y la Niñez y de Justicia del Poder Legislativo, presididas por María Dolores Alemán y José Pallais, respectivamente, así como autoridades de la Comisaría de la Mujer, de la Policía Nacional y el representante permanente del PNUD en Managua, Nazario Espósito.