Redacción Central
  •  |
  •  |
  • END

La Policía de la Región Autónoma del Atlántico Sur neutralizó un plan macabro del crimen organizado, que tenía como objetivo liberar a los colombianos Carlos Puertas Hernández y Ricardo Pérez González, capturados por la Fuerza Naval el 24 de enero en el sector Willing Creek, con un cargamento de más de dos toneladas de cocaína que transportaban en una panga.

El jefe de la Policía de la RAAS, comisionado mayor Luis Alberto Pérez Olivas, declaró a un noticiero radial que el plan de fuga se ejecutaría el domingo 3 de marzo, por lo que la noche del viernes 29 de febrero trasladó a los dos colombianos a Managua.

¿Frente Interno?

Un agente policial que solicitó anonimato reveló a EL NUEVO DIARIO que junto a Puertas y Pérez, también mandaron a Managua a tres policías que supuestamente estaban involucrados en el plan de fuga.

El informante dijo que los tres uniformados responden a los nombres de Leycer Thomas Cárdenas, que se desempeña en control de detenidos; Carlos Amador Medina, conductor y Julio Hernández, del Grupo de Intervención Rápida, mejor conocidos como GIR.

Plan macabro

Según nuestro informante, el plan consistía en secuestrar a los jefes de la Policía de la RAAS y al juez de distrito de audiencias de Bluefields, Martín Henríquez Sotelo.

Al mismo tiempo reveló que ya estaban en Bluefields los sicarios colombianos que ejecutarían el plan de fuga, y que para tal fin contaban con células de colaboradores locales. También dijo que a los tres policías involucrados ya les habían entregado dinero y teléfonos celulares.

Antecedentes

El 4 de mayo de 2004, una célula de sicarios colombianos masacró a los oficiales Juan José Fúnez, Róger Villachica, Ruth González y Johnny Dómetz. Este caso sangriento ocurrió en las propias instalaciones de la jefatura de la Policía de la RAAS, y hasta el momento sólo el antiguo agente antidrogas Delvin Jirón, guarda
prisión por colaboración necesaria en la matanza. El resto de autores no han sido capturados.

No obstante, Jirón niega haber participado en la masacre y se declara como un chivo expiatorio, mientras que Santos Villachica, padre de Róger Villachica, uno de los agentes masacrados, ha dicho que en ese complot hay jefes policiales involucrados, y se queja porque supuestamente la institución no termina de esclarecer el caso por proteger a algunos involucrados.

Los colombianos Pérez y Puertas, detenidos en el Operativo Tenazas, se declararon culpables, y sólo falta que el juez Henríquez Sotelo determine cuántos años de cárcel les aplicará.


Fiscalía participó en desarticulación
El fiscal regional de la RAAS, Gerardo Suárez, por su parte, confirmó que el Ministerio Público participó en la investigación y desarticulación de la red que preparaba la fuga de los narcotraficantes colombianos Carlos Puertas y Ricardo Pérez.

Suárez dijo que los tres policías involucrados confesaron que el reconocido boxeador costeño Evans Queens Duncan era el enlace con los sicarios colombianos, y que ya les había dado dinero a los uniformados para realizar el operativo.

“Ya estamos preparando la acusación en contra de Queens y los policías”, afirmó Suárez, quien dijo que el plan de los sicarios consistía en secuestrar y asesinar a jefes policiales y fiscales, negando que tuvieran interés en el juez de audiencias Martín Henríquez.

Sin embargo, Henríquez declaró que varias personas lo alertaron sobre el plan de fuga, y que también le dijeron que ya estaban en Bluefields tres o cuatro sicarios que querían secuestrarlo y asesinarlo. “Sin embargo, la Policía no me ha informado nada oficialmente, a pesar de que Puertas y Pérez están a la orden de esta judicatura, y debieron consultarme antes de trasladarlos a Managua”, comentó.

Henríquez señaló que la noche del viernes lo llamó el oficial antidroga Carlos Blandón para comentarle extraoficialmente sobre el plan de fuga y el traslado de los reos colombianos a Managua.

El judicial dijo que Blandón le preguntó que cuándo dictaría la sentencia a ambos convictos. “Yo le respondí que sería hoy (martes)”, indicó Henríquez, quien afirma que por iniciativa propia ha tomado medidas de precaución para él y su familia, por las amenazas del crimen organizado.