•   LAS MINAS, RAAN.-  |
  •  |
  •  |

Los aires de violencia que soplan en la zona sur de Rosita por la tenencia de la tierra, amenazan extenderse luego que líderes indígenas tuahkas dieran tres días a los colonos, para que desalojen la tierra que reclaman, plazo que fijaron hasta el viernes.

Demandan al Estado de Nicaragua la tutela jurídica de la propiedad comunal en Wasaking, jurisdicción de Rosita, con mecanismos que contribuyan a la restitución de unas cinco mil hectáreas,  localizadas en Banacruz abajo, donde se han asentado desde 1990, unas 150 familias mestizas no originarias del lugar.

Líderes tuahkas exhortaron al Estado a iniciar un proceso de desalojo de la gente ajena a la comunidad, pues de lo contrario procederán a expulsarlos.

“Es demasiado, nos están arrebatando las tierras que heredamos de nuestros ancestros, y a la vez, asesinan a los comunitarios, incluso a niños, pero es hora de la defensa de nuestro patrimonio y vamos a actuar”, advirtió Nedy Ismael Johnson, un líder de la comunidad.

El conflicto se excitó a partir del 24 de este mes, cuando asesinaron con disparos de escopeta a Juan José García, líder colono de Banacruz abajo.
Los autores no han sido identificados, aunque familiares del occiso, creen que fueron comunitarios.

Quizás esa fue la causa por la cual, un grupo aún desconocido asesinó a Denis Penn Johnny, de 20 años, y Webster Mckenzie Benlys, de 12, la mañana del domingo último, cuando por el río que bordea a la comunidad las víctimas se transportaban en un bote hacia la iglesia.

En la escena del crimen, además de proyectiles de escopeta, se encontraron casquillos percutados de fusiles Ak.

Tras esos hechos violentos existe tensión. Nedy Ismael dijo que la comunidad tuahka no ha podido movilizarse cerca del área en conflicto a levantar su cosecha por temor a morir a tiros.