•  |
  •  |

Hay “presión” en Bosawás, pero la gravedad de la situación está siendo “sobredimensionada”, afirmó Yadira Meza, Directora de la Reserva de Biosfera Bosawás del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, Marena, refiriéndose al llamado de atención que respetados ambientalistas hicieron la semana pasada sobre el alto riesgo que está corriendo este valioso recurso natural.

“No hay que ocultar” los problemas en Bosawás, dijo Meza, bajo la aclaración de que “son  viejísimos”, y de que el daño no asciende a la pérdida del 20% de la zona núcleo y del 60% del área de amortiguamiento, como coincidieron los especialistas en el tema, Jaime Íncer Barquero, Kamilo Lara y Eduard Müller, este último especialista estuvo en el país la semana pasada en su calidad de vicepresidente para Centroamérica y el Caribe de la Comisión Mundial de Áreas Protegidas.

“Creo que hay que ser responsables de dar datos oficiales, datos que tiene la institución que es la que realmente está monitoreando esa presión”, criticó la funcionaria, citando un reciente análisis del cambio del uso del suelo en la zona núcleo que, comentó, le da “certeza” de que solo el 10% ha sido afectada.

Y aunque los señalamientos de los expertos resaltaron falta de coordinación de los actores sociales y de gobierno en Bosawás, la directora de la Reserva de Biosfera, sostuvo que ya trabajan “de forma articulada con todas las instituciones de gobierno y con las agencias… hay ‘x’ cantidad de ONG que de repente también andan disparadas y no observan que hay instrumentos, que  hay un Plan de Manejo en donde te dicen qué cosas debés hacer y qué no, sobre todo en las zona núcleo”, argumentó.  Incluso la funcionario dijo que en el desempeño de sus funciones “solo levantamos la bandera verde de la naturaleza”, lo que les está permitiendo el trabajo organizado.

El Batallón Ecológico

Meza desestimó los señalamientos de alarma y de mala gestión que se hacen por Bosawás, amparándose en que muchos desconocen la complejidad de la zona, que parte por la existencia de cuatro niveles de gobierno.

“No es fácil esos niveles de coordinación y vamos mejorando sustancialmente”, para luego certificar las denuncias de que está proliferando el comercio ilegal de tierras en la reserva, “de gente que anda empujando a campesinos que realmente están empobrecidos para que se vayan  a tomar tierras”, expuso.

Ese asunto dijo que buscarán frenarlo con la entrada en la escena del Batallón Ecológico del Ejército de Nicaragua, que será integrado por 500 efectivos que en este momento están siendo capacitados en educación ambiental, y en el manejo de los instrumentos jurídicos fundamentales en el ejercicio de la labor de verificación de daños ambientales.