•  |
  •  |

Apolinar Hernández Castro, acusado por el supuesto delito de asesinato en contra de Gabriel José Garmendia, “Yajob”, quedó en libertad después de que la juez de Distrito de Audiencias de Jinotega, Liz de María Centeno, no encontró mérito alguno en la acusación presentada por el Ministerio Público.

La acción de libertad fue efectiva ayer mismo bajo el argumento de “no reunir los requisitos del artículo 77, inciso 5 del Código Procesal Penal (CPP)”, que textualmente dice que el escrito de acusación deberá contener: “La relación clara, precisa, específica y circunstanciada del hecho punible, la participación del acusado en él, su posible calificación legal, y los elementos de convicción que la sustentan disponibles en el momento”.

El doctor Marcos Zamora Flores, abogado defensor de Hernández, declaró a END que la acusación no reunía los suficientes méritos, y la libertad fue por vencimiento de término, porque la Policía no capturó a Hernández a la una de la tarde del recién pasado domingo 27 de febrero, como quiso demostrarlo, sino que fue hasta la una de la tarde, de ese mismo día.

Pese a que la Juez mandó a poner en libertad a Hernández, a la 1:30 de la tarde, al concluir la audiencia preliminar, eran pasadas las 6:30 y aún no había sido liberado, por lo que su representante legal decidió interponer un recurso.

“No hallan a quién culpar”
Lo que más le molestó a la defensa es que la juez haya girado la orden de libertad y no haya sido acatada por la Policía, que hizo caso omiso al mandato judicial. “Apolinar piensa que lo están involucrando en este delito porque la Policía no halla a quién culpar, y porque además la acusación no deja claro el móvil o las causas que hayan llevado a dispararle”, declaró.

Sin embargo, el Ministerio Público tiene un año para ejercer la acción penal según lo establece el CPP.

¿Sigue preso?
La comisionada mayor Glenda Zavala, jefa de la Dirección de Auxilio Judicial Nacional de la Policía, dijo que la acusación fue interpuesta por el MP y que Apolinar no estaba en libertad. Aseveró que al supuesto asesino se le practicó, al igual que a otras siete personas, una prueba para detectar si tenían rastros de producto nitrato, pero señaló no recordar si la prueba en el imputado dio positiva.

Dudan de versión policial
Existen muchas dudas razonables aún sobre la explicación que dio la Policía Nacional relacionadas al esclarecimiento de la muerte de José Gabriel Garmendia, mejor conocido como comandante “Yajob”, señalaron ex miembros de la ex Resistencia Nicaragüense y representantes de organismos defensores de derechos humanos, mientras que el Instituto de Medicina Legal aseveró que no pretendieron especificar la distancia desde donde fue disparada el arma mortal.

La PN aseguró que “Yajob” murió porque su victimario, Apolinar Hernández, de 61 años, se equivocó de objetivo y le propinó un balazo en la pierna izquierda a larga distancia con una carabina M1, calibre 30.

El fallecido había anunciado, junto a otros militares, su alzamiento en armas por estar en contra de la reelección ilegal del presidente Daniel Ortega.

Óscar Sobalvarro, ex miembro de la ex Resistencia Nicaragüense, conocido como comandante Rubén, afirmó tener dudas sobre el uso de la carabina M1, ya que es muy difícil que una persona diera en su objetivo desde una distancia de alrededor de 200 metros con una arma de este tipo.

IML: “No fue a quemarropa”

El doctor Zacarías Duarte, Director General del Instituto de Medicina Legal, IML, explicó que al decir que el disparo fue a realizado a una distancia de más de 60 centímetros no están precisando una medida específica, y descartó que el mismo haya sido a quemarropa.