• |
  • |

Los desembolsos de la Cooperación Externa al Sector Público de Nicaragua alcanzaron US$442.7 millones, registrando un derrumbe de casi 30% en 2010, en comparación con 2009. Esa cifra se convierte en la más baja en los últimos 16 años, de acuerdo con datos del Banco Central de Nicaragua, indicó el economista Adolfo Acevedo.

Acevedo indicó que la cooperación externa disminuyó exactamente un 29.75% con respecto al nivel que alcanzaron en 2009. Lo anterior en números significa que en términos absolutos, los desembolsos de cooperación externa pasaron de US$630.2 millones en 2009 a solo US$442.7 millones en 2010, para una reducción de US$187.5 millones.


Donaciones, las que más cayeron
Las donaciones, según el economista, fueron las que más cayeron, en términos relativos, al reducirse en un 47.5%, mientras los préstamos solo se disminuyeron en un 13.63%.

“En términos absolutos, las donaciones experimentaron una reducción de US$142.5 millones, equivalente al 76% de la disminución total de los desembolsos, que alcanzó los US$187.5 millones”, indicó Acevedo.

En el quinquenio 2010-2014 se preveía que la cooperación oficial proveniente de fuentes tradicionales alcanzara un monto promedio anual de US$500 millones, de los cuales US$170 millones corresponderían a donaciones (34% del total de la cooperación esperada) y US$330 millones, a préstamos (64% de la cooperación prevista).

Una gran parte de la ayuda que percibe el país actualmente proviene de la cooperación venezolana, que se canaliza a través de instituciones privadas, la cual depende del precio internacional del petróleo y sus derivados, y del valor de la factura petrolera. Una gran parte de los cooperantes tradicionales, sobre todo europeos, han decidido retirar la ayuda del país.

Acevedo señaló que los desembolsos de la cooperación no solo experimentaron una “drástica caída”, sino que empeoraron marcadamente su composición, con un fuerte incremento en la participación relativa de los préstamos, que representan nueva deuda.

En el caso de las donaciones, las que experimentaron la mayor caída fueron las atadas a Proyectos de Inversión Pública, que cayeron un 52.3%, mientras que los préstamos, la mayor caída ocurrió por el lado de los créditos líquidos, que sufrieron una caída del 46.8%.

“En términos absolutos, las donaciones atadas a proyectos experimentaron una disminución de US$148.1 millones, que representaron el 79% de la reducción total de los desembolsos ocurrida en 2010 por US$187.5 millones. Los préstamos líquidos cayeron en US$54.7 millones”, señaló el experto.

Pero fue más allá, y explicó que en términos más globales los recursos atados totales (préstamos y donaciones) cayeron en un-47.7%, mientras que los recursos líquidos totales solo disminuyeron en un 13.1%.

Sector Público No Financiero, el que más resiente
“Si atendemos al destino de los desembolsos, encontraremos que la caída más pronunciada se produjo en las Donaciones al Resto del Sector Público No Financiero (compuesto por empresas y entes públicos autónomos), que se derrumbaron en 72.6%”, explicó.

“En términos absolutos, la disminución de estas donaciones fue de US$113.1 millones, al pasar de US$148.4 millones en 2009 a US$35.3 millones en 2010. Esta caída de US$113.3 millones en las donaciones al Resto del Sector Público No Financiero representó el 60.3% de la caída total de los desembolsos de la cooperación que se produjo en 2010, por un monto de US$187.5 millones”, concluyó.