• NACIONES UNIDAS / EFE |
  • |
  • |

El ex canciller sandinista y designado representante de Libia ante la ONU, Miguel D’Escoto, se halla en medio de un limbo diplomático, después de que quien le nombrara haya dimitido de su puesto en el Gobierno de Trípoli y la ONU insista en que “no hay constancia oficial” de su nombramiento.

“La Secretaría General no ha recibido ninguna carta oficial de Libia sobre las credenciales de su representante permanente ante Naciones Unidas”, afirmó hoy el portavoz de la ONU, Farhan Haq.

Confirmó que sí se ha recibido una copia “de una nota verbal de Nicaragua, que no está dirigida a Naciones Unidas, sino a las misiones permanentes en Nueva York”.

Deserción tras deserción

La misión de Libia ante la ONU carece de representante permanente desde que hace algo más de una semana abandonaran su puesto el embajador Abdel Rahman Shalgam, y su segundo, Ibrahim Dabashi, que se habían declarado en rebeldía frente a Trípoli.

El pasado 27 de febrero, el Gobierno de Trípoli envió una carta a Naciones Unidas informando que Shalgham y Dabashi ya no estaban autorizados a hablar en nombre de las autoridades libias, y en la que nombraban en su lugar al diplomático y ex presidente de la

Asamblea General hasta septiembre de 2010, Ali Abdusalam Treki.
Este último, según diversas informaciones de prensa, habría seguido los pasos del ya ex ministro de Exteriores y ha abandonado su puesto en el Gobierno de Kadhafi mientras realizaba un viaje a Egipto.

La representante de EU, Susan Rice, dijo también que el actual estatus migratorio de D’Escoto es el que da la posesión de un visado de turista, por lo que aseguró que “tiene que marcharse de Estados Unidos y solicitar el visado apropiado, que es un G-1”, si quiere representar a cualquier país ante la ONU.

Si D’Escoto no realiza ese procedimiento, “su estatus migratorio será revisado”, afirmó Rice. Por el momento, D’Escoto y la misión de Nicaragua ante la ONU han anulado por segunda vez la conferencia de prensa que habían previsto para el viernes.

D’Escoto habló por Telesur

En declaraciones a Telesur, D’Escoto dijo que aceptó representar a Libia porque “es una situación intolerable, y como cristiano, como revolucionario, comprendo perfectamente que la solidaridad implica, incluso, la disposición a ponerse en el camino del peligro, a correr riesgos, y yo lo estoy haciendo porque creo que es mi obligación”.

D’Escoto señaló que promoverá el cese el fuego “inmediato”. “Y cese el fuego, por supuesto, no es lo mismo que rendirse; cese el fuego implica que las dos partes tienen que cesar el fuego. Y eso implica también, que no se puede seguir armando a los rebeldes...”, agregó.