Mauricio Miranda
  •  |
  •  |
  • END

En Bogotá, en Quito y en Caracas, se vive la tensión diplomática más grave y peligrosa que se haya registrado en los últimos años en toda América Latina.

En Managua también se percibe la tensión, que se acrecienta de forma irremediable por dos nuevos elementos en esta crisis entre países vecinos: la supuesta adquisición de por lo menos 50 kilos de uranio de parte de las FARC, y el financiamiento de hasta 300 millones de dólares al mismo, presuntamente entregados por Venezuela.

Cuando el diputado Francisco Aguirre Sacasa, ex Canciller de Nicaragua, confirmó por internet las nuevas revelaciones de las autoridades colombianas, expresó: “Que ellos (FARC) manejen cocaína u otras cosas no me sorprende. Lo del uranio es lo más interesante”.

Aguirre fue categórico en señalar que se debe esperar el resultado de las investigaciones sobre los documentos supuestamente ocupados a “Raúl Reyes”, tras su muerte este sábado en territorio ecuatoriano.

“Pero desde el momento en que vos le introducís uranio a la cosa, vos la escalás a un nuevo nivel. Podrían estar queriendo vender insumos para armas de destrucción masiva, y un terrorismo mucho más elevado del que se había pensado antes”, alertó notablemente sorprendido.

“Realmente, se ha puesto fea esta situación, en todos los sentidos”, reflexionó.


Jamás en la historia de América Latina
“O pensaban ellos desarrollar una capacidad de algún tipo de bomba sucia, que podría permitirles a ellos dar golpes terroristas en ciudades mucho más poderosas que los que han dado en el pasado. Yo no creo que esto se haya visto jamás en la historia de Latinoamérica, de ser cierto”, afirmó.

En cambio, para el también ex canciller, y experimentado analista político, Emilio Álvarez Montalbán, “lo más grave de todo es el financiamiento a las FARC”.

Y en este caso, según él, la agudización del problema tiene nombre y apellido, usa boina roja, y se ha invitado él mismo a un entierro en el que no tiene vela.

“Allí, el eje de todo ese alboroto es Chávez. Hugo Chávez es el gran financiador y el gran agitador de todas las guerrillas y movimientos subversivos en América Latina”, aseveró Álvarez Montalbán.

“Eso del financiamiento al terrorismo es como lo de los narcotraficantes que financian a las FARC para que los defiendan. Eso es censurable”, añadió.

Tras hacer un análisis de los últimos sucesos en la región andina resumió: “En ese núcleo latinoamericano, Colombia, Venezuela y Ecuador, hay una situación muy peligrosa, de un conflicto guerrero de grandes proporciones”.


Nicaragua no debe meterse
Otro aspecto en que coincidieron ambos ex diplomáticos es sobre la participación que debería tener Nicaragua en el asunto: Ninguna.

“Nicaragua no tiene nada que ver en ese enredo. No debería meterse en eso, porque no tiene ninguna razón”, aseveró Álvarez.

“Para mí, el gobierno de Nicaragua, a pesar de las estrechas relaciones que maneja con Hugo Chávez y Venezuela, debe comprender que éste no es pleito nuestro, que no tenemos vela en este entierro”, secundó Aguirre.

“No debemos nosotros intervenir en este caso, de meternos entre las patas de los caballos, más allá del pronunciamiento que podríamos hacer, ya sea en la Organización de Estados Americanos o en las Naciones Unidas, cuando este tema llegue a esas instancias mundiales”, insistió.

Francisco Aguirre destacó que en cuestión de días, el conflicto entre el gobierno del presidente Álvaro Uribe y el movimiento armado encabezado por el comandante Manuel Marulanda, alias “Tirofijo”, ya entró a una etapa de “internacionalización”.

Según él, en esta delicada situación, lo que debe hacer Ecuador o Colombia, es presentar el conflicto ante las más altas autoridades de la OEA, o de la ONU.

“En el caso de que se llevase a la OEA, entonces sería el desafío y la crisis más grande que ha enfrentado hasta la fecha el Secretario General de la OEA, el señor Miguel Insulza, porque ésta es una situación potencialmente explosiva”, dijo Aguirre.

Sin embargo, criticó duramente al presidente venezolano por “echarle gasolina al fuego, al enviar diez batallones a la frontera con Colombia”.

La otra preocupación que expresó el diputado por el PLC, es la estimulación del armamentismo entre los países en Latinoamérica, o, peor aún, la iniciativa de Ecuador --envalentonado por Venezuela y provocado por Colombia--, de dar el primer golpe.


Violación a soberanía de Ecuador
Por otro lado, condenó la actuación de las tropas colombianas la madrugada del pasado sábado, en el operativo donde murieron “Raúl Reyes” y otros quince guerrilleros, y no descartó que la ubicación del objetivo se haya logrado con la ayuda de otro país.

“El haberlo hecho en el territorio de un país vecino, en clara violación a las normas de derecho internacional, sin que hayan estado persiguiéndolos a ellos --porque todo parece indicar que los agarraron cuando estaban descansando--, indica que los colombianos, ellos, o con la ayuda de otros países, habían identificado un blanco importante”, señaló.

Álvarez Montalbán también coincidió en que el ataque en esas circunstancias fue una violación directa a los Derechos Humanos.

“Eso fue inhumano, matarlos dormidos. Es verdad que eran unos terroristas, que estaban aliados con los ecuatorianos, y además recibían dinero de Venezuela. Pero el hecho de hacer esos bombardeos en la madrugada, es inhumano”, afirmó.

“No era en legítima defensa como dicen, porque no hubo intercambio de balas. Matar a gente dormida me parece que es inhumano. No lo avalaría eso”, sentenció.