Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

La juez Segundo Penal de Audiencias, María Concepción Ugarte, admitió la acusación que el fiscal Juan Canelo promovió contra dos ex funcionarios de la Comisión Nacional de Energía (CNE), y un ingeniero, quienes supuestamente a finales de 2006 “ordeñaron” una cuenta de la institución, lo que provocó un perjuicio al Estado por el orden de los 789 mil córdobas.

En total son nueve acusados, pero a la audiencia inicial-preliminar sólo comparecieron José Ramón Bolaños Véliz, ex asistente administrativo; René Antonio Aguilar Largaespada, ex asistente contable; y Genaro Felipe Valdivia, quienes enfrentarán juicio oral el seis de mayo por la presunta coautoría de peculado y estafa, falsificación de documentos y asociación ilícita, respectivamente. A petición del Ministerio Público, la juez les decretó a los acusados medidas alternas a la prisión, entre los que destacan la retención migratoria en Nicaragua y la obligación de rendir en menos de 72 horas, una fianza de 5,000 córdobas cada uno.

Además de Bolaños, Aguilar y Valdivia, también fueron acusados Julio César Lorente, Jaime Vicente Midence, Yáder José Montoya, Camilo Alfonso Vega Soto, Ronald Francisco Corea Montenegro y Fernando Morales Centeno.


La acusación
Según la acusación, entre el 30 de agosto de 2004 y el siete de diciembre de 2006, Aguilar supuestamente sustrajo un talonario con 1,249 cheques originales en blanco de la cuenta que tenía en Bancentro el Proyecto de Electrificación Rural para Zonas Aisladas, Perza, donde él laboraba como asistente contable.

Entre el 14 de octubre al 18 de diciembre de 2006, supuestamente los otros acusados se presentaron a diferentes sucursales del Banco Centroamericano, Bancentro, para cambiar diez cheques por más de 86 mil córdobas cada uno, dinero que no se sabe dónde fue a parar.

Los cheques fueron emitidos a favor de varios de los acusados, entre ellos Genaro Felipe Valdivia, quien no tiene ningún vínculo laboral ni contractual con la CNE que justificara la entrega de dichos cheques. Él se declaró sorprendido por los delitos que le achacan, y alegó que en septiembre del 2006
extravió su cédula de identidad en el Hospital Militar.

La Fiscalía dice que el desfalco fue descubierto hasta ahora porque, supuestamente, Aguilar concilió las cuentas de la CNE para que el delito no fuera descubierto, en tanto que Bolaños, a juicio del Ministerio Público, consintió la sustracción por omisión.