•  |
  •  |

Tragando humo se encuentran varias comunidades de Nueva Segovia. Durante tres días las autoridades municipales de San Fernando están luchando para acabar con los incendios forestales que hasta el momento han devorado unas dos mil hectáreas de bosques.

Por causas aún desconocidas, el viernes se inició un incendio en los cerros de Río Arriba, en Las Pilitas, que luego se propagó hasta San Lorenzo y Las Camelias, cuatro brotes de fuego que han sido difíciles de controlar, informó el alcalde de San Fernando, Melvin Ortez.  
Las cadenas de fuego también se fueron extendiendo a sitios conocidos como Santa Clara y La Explosión.

La población del municipio se alarmó debido a que el fuego amenazaba propiedades privadas y fincas cafetaleras ubicadas en plena montaña, por lo que la Alcaldía, en conjunto con Defensa Civil e instituciones ambientales como Marena y Magfor, movilizaron brigadas conformadas por 150 hombres, distribuidos en los puntos estratégicos, sin embargo, la propagación de las llamas aún sigue acabando con lo que queda de los bosques, ya que en esta temporada de calor los árboles y hojas secas propician la intensidad del fuego que ha devorado la naturaleza norteña.


¿Fue intencional?
Luego de haber declarado “zona de emergencia” las comunidades donde el fuego consumía los bosques, el teniente coronel Álvaro Rivas Castillo, de la Defensa Civil, expresó que están estudiando la posibilidad de incrementar el número de brigadas para tener la situación bajo control.

Por su parte, el edil de San Fernando expresó que una vez controlada la situación pasarán realizar un análisis sobre la situación para estudiar las posibles causas del incendio, aunque declaró que la Policía tiene tres sospechas, dentro de las cuales pesa el hecho de que el incendio pudo haber sido provocado.

Ambas fuentes manifestaron que se sentarán con las autoridades correspondientes para saber con exactitud las cifras sobre las hectáreas de pino perdidas por el incendio.