Oliver Gómez
  •  |
  •  |
  • END

Carlos Shutze Sugráñez, Presidente del Instituto Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (INAA), ayer faltó a su palabra, y eso fue interpretado como un reto para los consumidores, pues no publicó la resolución donde el ente regulador le aprueba a Enacal el alza por indexación que entró en vigencia el pasado sábado, la que oscila entre siete y 44 por ciento a nivel nacional.

Shutze Sugráñez prometió el viernes pasado a EL NUEVO DIARIO que ese documento sería publicado ayer, y de esta manera iba a demostrar a los nicaragüenses que todo lo actuado por el ente regulador y la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal) está revestido de legalidad. No obstante, ayer “brilló por su ausencia”.

“No se encuentra en su oficina. Yo le voy a dar su mensaje”, dijo una persona que atendió el teléfono ayer en INAA, cuando tratamos de conocer la versión del funcionario.

“Eso significa que legalmente no hay nada. Si no hay resolución, entonces no hay alza. Allá la gente si se deja meter ese gol”, dijo Gonzalo Carrión, Director del Departamento Legal del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Carrión estimó que los funcionarios están ocultando este documento porque saben que cuando sea publicado, inmediatamente será recurrido por las organizaciones civiles ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ), “y no quieren exponerse”.

“Pero, mientras no lo publiquen, no puede haber alza”, recordó Carrión, quien recomendó a la población protegerse de la aplicación de ese descomunal aumento para cuidar el bolsillo familiar. “Es que si dejan pasar ésta, entonces mañana viene otra, y otra, y otra más”, indicó.

“Se pueden proteger legalmente de esta alza llevando una carta a la Gerencia Comercial de Enacal, donde expongan que no permitirán ningún ajuste o indexación a su tarifa hasta no conocer de forma pública una resolución oficial y legal del ente regulador, el INAA”, agregó.

El funcionario del Cenidh dijo que los clientes deben llevar este documento a las ventanillas de atención al cliente de la sede central de Enacal o cualquier delegación, y pedir que esa carta sea integrada a su expediente, para dejar constancia de que no permitirán ningún aumento ilegal.

“Ellos (Enacal) tienen la obligación de recibir la carta y anexarla al expediente, pero que no se les olvide que les firmen el recibido de ese documento, porque eso es su respaldo legal”, sugirió.