•  |
  •  |

La sangre corrió anoche en el barrio El Recreo, en la capital. Una faena etílica, de esas que doña Leylis Emilia Polanco Escoto y José Tomás Salomon compartían usualmente, terminó en tragedia: ambos fueron asesinados.

Testigos del hecho relataron en medio de la curiosa multitud que acudió hasta la escena del crimen, donde los cuerpos permanecían en un charco de sangre sobre el piso de tierra de una pequeña venta, que Polanco, de 54 años, y Salomon, de 60, bebían tranquilamente, cuando poco antes de que el reloj marcara las 7 de la noche, apareció un hombre ajeno al vecindario que ya ha sido identificado por las autoridades como José Luis Espinoza, quien les dio muerte.
Llegó armado con una bayoneta, y en compañía de la señora Cándida Jarquín, de 53 años, se acercó hasta la venta donde aquellos departían, y sin piedad, los hirió de muerte.

Hubo forcejeo, personas que se encontraban cerca de las víctimas intentaron impedir el crimen. Como resultado de la trifulca, Espinoza y Jarquín  también fueron heridos, pero no de gravedad, por lo que fueron trasladados al Hospital “Lenín Fonseca”.

Según la versión de los pobladores, Espinoza pudo haber llegado a “saldar cuentas de alguna rencilla”. Nadie dio razones de su origen; era la primera vez que aparecía por la zona.

El comisionado de la Policía, Danilo Obregón, dijo que una vez fuera de peligro, Espinoza será presentado a las autoridades para responder por el crimen.