•  |
  •  |

La sociedad ambientalista y científica de Nicaragua se reunió de urgencia en Managua para emitir un pronunciamiento contra las pretensiones de la Administración de Costa Rica de ingresar a la zona del Río San Juan en litigio con Nicaragua, acompañada de la Convención Ramsar y personal civil.

Kamilo Lara, científico ambientalista del organismo no gubernamental SOS Ambiente, leyó el comunicado en la sede del Fondo Nacional de Reciclaje, en Managua, adonde asistieron más de 20 representantes de organizaciones ambientalistas y científicas nicaragüenses, quienes se pronunciaron contra las intenciones costarricenses de ingresar a la zona sin que existan argumentos jurídicos de fondo para tal acción, que Nicaragua considera “provocadora” y “violatoria” al fallo preliminar de la Corte Internacional de Justicia.

“Nos pronunciamos ante la comunidad nacional e internacional, en contra de la solicitud de la visita al territorio denominado en disputa por la CIJ que hiciera el gobierno de Costa Rica, a realizarse en coordinación con miembros de la Convención Ramsar, del 5 al 7 de abril del corriente año”, dice el punto uno del pronunciamiento.

Lectura del fallo
“Hacemos el llamado a la Convención Ramsar que se abstenga de realizar cualquier acción que se contravenga por lo establecido en el párrafo 86 (1) donde establece ‘cada parte se abstendrá de enviar o mantener en el territorio en disputa, incluyendo el caño, cualquier personal que sea civil, de policía o de seguridad’”, reza el documento.

De acuerdo con los ambientalistas, el párrafo 86 (2) de la resolución de CIJ claramente establece que “Costa Rica puede enviar personal civil a cargo de la protección del medio ambiente al territorio disputado, incluido el caño, pero solo en tanto sea necesario para evitar que se cause un perjuicio irreparable a esa parte del humedal donde ese territorio está situado”.

A criterio de los estudiosos de la materia, Costa Rica debe consultar a la secretaria de convención de Ramsar en relación con estas acciones, “dar a Nicaragua previo aviso de ellas y utilizar sus mejores esfuerzos para encontrar soluciones comunes con Nicaragua al respecto”.

Los ambientalistas clamaron porque los técnicos de la Convención de Humedales desista de acompañar “a ninguna misión del gobierno de Costa Rica al sitio denominado en disputa, mientras no haya enviado a Nicaragua el informe de su visita al país en la misión de asesoramiento del 7 al 12 de marzo del 2011”.

También contra Google
En esa fecha, una misión técnica de la citada convención, adscrita a las Naciones Unidas, recorrió el río junto a autoridades nicaragüenses, para conocer in situ la situación de los humedales en la zona norte del río perteneciente a Nicaragua.

Si bien en la misiva los científicos no se refieren a la decisión del gigante de búsquedas en Internet Google, quien a través de su sitio Google Maps volvió a “correr” la línea fronteriza de los planos digitales de la zona en disputa a territorio costarricense, en la conferencia rechazaron tal decisión y calificaron el hecho “como una alianza mal intencionada para crear opiniones internacionales contra Nicaragua y a favor de Costa Rica, creando la falsa idea de que el territorio en disputa pertenece a otro país que no es el verdadero soberano, Nicaragua”.

Llamado a alto nivel
Los científicos, además, mandaron una misiva al  secretario general de la citada comisión de humedales, Anada Tiega, para informarle de la situación en la reserva de Biosfera de Río San Juan, refugio de vida silvestre y sitio reconocido internacionalmente como “Humedal 1138”.

A Tiega le solicitan que oriente a los técnicos de esa misión abstenerse de enviar una misión técnica a la zona, “en tanto no emitan el informe correspondiente a la visita que hicieron a la zona desde el lado de Nicaragua”, dice la misiva, enviada con copias a la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo, Naciones Unidas, Organización de Estados Americanos, Parlamento Centroamericano, Asamblea Nacional y medios de comunicación.

El anuncio de una visita a la zona por parte de Costa Rica ha generado fuertes protestas diplomáticas de la Administración nicaragüense, que ve el anuncio como una violación al fallo preliminar de la CIJ, y como una provocación política de San José a la soberanía nicaragüense. Costa Rica ha defendido su misión diciendo que Nicaragua “mal interpreta de mala fe” el fallo de la Corte Internacional, y no ha pospuesto la visita a la zona, pese al reclamo fuerte de Nicaragua.