•  |
  •  |

La agresión de la que fueron objeto el sábado periodistas, civiles y defensores de los derechos humanos, será informada a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, dada las implicaciones a violación a la libertad de movilización y de expresión, donde la Policía Nacional dejó a una mujer con un brazo fracturado y a varios golpeados de consideración.

Tanto la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, como el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, organizaciones que participaron como observadores de la marcha cívica, condenaron la actuación policial, y vieron con preocupación la desobediencia de algunos agentes policiales a las órdenes de la primera comisionada Aminta Granera, Directora de la Policía Nacional.

“Los policías me enchacharon y lanzaron a la tina de una camioneta como si de una delincuente se trataba. Entonces vino la comisionada Granera y les ordenó que me soltaran, pero no le querían hacer caso hasta que insistió y se los exigió”, narra Olivia Delgado Flores, de la organización Movimiento por Nicaragua, de Matagalpa, a quien le fracturaron un brazo por reclamar su derecho al paso en la zona predeterminada para la marcha cívica.  Delgado denunció la agresión en la CPDH, indicando que iba a cargo de uno de los buses que venían de Matagalpa a la marcha contra la reelección de Daniel Ortega, cuando en las cercanías del Hotel Hilton Princess se toparon con un tranque policial que les impidió el paso a la concentración. La protesta le valió empujones por parte de los agentes que la llevaron a la puerta del bus. Su pecado fue regresarse a defender a una muchacha que, tendida en el suelo, era agredida por un policía.

Le cayeron a golpes
“Apareció una oficial que desde atrás me tomó de los brazos y me tiró. Antes de caer al pavimento logré agarrarme de una policía y me le aferré al pelo, yéndome con ella al suelo. Ahí me cayeron a golpes y me fracturaron el brazo. Aun así me enchacharon y lanzaron a la tina de la camioneta.

Casi al instante llegó la jefa policial Aminta Granera. Ella les dijo a los agentes: ‘Quítele las chachas’, porque me estaban maltratando por el dolor en mi brazo, pero a pesar de que ella se los ordenaba, los agentes no le hacían caso”.

Reflexiones de Vilma Núñez
La doctora Vilma Núñez, Presidenta del Cenidh, mencionó que igualmente cuando quedó atrapada por los tranques solicitó el paso al comisionado general Horacio Rocha, Subdirector de la institución policial, pero este contestó gritando que no había paso para nadie.

“Entonces llegó la primera comisionada Granera, me saludó, y luego ordenó que quitaran las vallas, pero los policías se hacían los que no escuchaban. Debió insistir varias veces para que cumplieran”, expresó la doctora Núñez, indicando que, definitivamente, hay una división en la Policía, pero espera que por el profesionalismo de la institución, recapacite y cumpla con su deber constitucional, aunque un problema es el próximo relevo de mandos, y algunos, más que méritos profesionales, buscan obtener un puesto por favoritismos partidarios.

Entre los golpeados por los agentes policiales se encuentra Georgina Ruiz, también del Cenidh, quien quedó portando collarín por una lesión en la cervical; el doctor Norwin Solano también resultó con lesiones musculares en una de sus piernas, por los golpes recibidos cuando los miembros del Cenidh se sentaron en el pavimento a cantar el Himno Nacional, pero fueron levantados a empujones y a golpes. Otros afectados fueron la directora en funciones Marlin Sierra, Gonzalo Carrión y Alberto Rosales, promotor del Cenidh en Estelí.
Sobre esto también enviará informe a las organizaciones internacionales de derechos humanos, dado que como defensores de los derechos ciudadanos su labor debería respetarse, pero “las mismas autoridades violaron las medidas cautelares que nos protegen”, dijo la presidenta del Cenidh.

Agreden a periodista de END
Marcos Carmona, Director de la CPDH, indicó que también periodistas independientes fueron agredidos física y verbalmente por las autoridades, entre estos el camarógrafo de la página web de EL NUEVO DIARIO, Roberto Martínez, quien fue empujado por la Policía por estar filmado cuando las autoridades cargaron a la fuerza a la diputada Mónica Baltodano, a quien no le valió de nada tener inmunidad. También otro afectado fue el fotógrafo de la revista Confidencial, Rodrigo Rodríguez, a quien la Policía le obligó a borrar las fotos que tenía en su cámara.

En el informe regional de la CIDH, luego del 141 período de sesiones, destacó su preocupación sobre los ataques contra los defensores de derechos humanos en Nicaragua, así como los obstáculos que enfrentan, por lo que pidieron al gobierno se les conceda hacer una visita oficial a Nicaragua.