•  |
  •  |

Tras la marcha y los sucesos ocurridos el sábado, quedó en el ambiente los pros y los contras sobre el papel desempeñado por la Policía, y en especial de su directora, Aminta Granera, sin embargo, una voz autorizada en el ámbito de los derechos humanos formuló la inquietante pregunta del Día Después: renuncia Aminta, ¿y en manos de quién queda la Policía?  

En una entrevista con el Canal 12, la Presidenta del Cenidh, doctora Vilma Núñez, valoró la actuación de la jefa policial, admitiendo que ella desempeña un rol “muy difícil”.
La defensora de los derechos humanos que vivió en carne propia junto a su equipo los maltratos, mientras trataban de cubrir la ruta original de la marcha convocada por la sociedad civil, expresó que “hay gente que quisiera verla tirar la toalla, que renuncie”.

“Entonces, reflexiono yo a veces, y pienso: renuncia Aminta, ¿y en manos de quién queda? Pienso que de alguna manera, independientemente de que no esté de acuerdo con algunos de sus argumentos, que planteó el día de la marcha, el sábado, por lo menos a ella la veo haciendo el esfuerzo, a costa de su propia imagen, de buscar cómo esta Policía no se desborde demasiado”.

El periodista del Canal 12 le recordó a la doctora Núñez que Aminta optó por dar la cara en la calle, “incluso arriesgándose”, en vez de haberse quedado en su despacho de Plaza El Sol.

“Ella dio la cara, actuó como es la Aminta de aquel entonces, cuando salía a enfrentar las situaciones, y, definitivamente, los enfrentó, aunque alguna gente, incluso, llegó a irrespetarla. Por ejemplo, a mí me abrió alguno de los tranques para poder pasar… porque hubo un momento en que quedé entre dos tranques, y yo lo que quería era salirme de ese cerco, y entonces Horacio Rocha prepotentemente me lo negó.