•  |
  •  |

Mientras Costa Rica hacía caso omiso a la protesta de Nicaragua y a la advertencia de elevar una queja ante La Haya por la decisión de violar la sentencia de marzo pasado,  el jefe del Ejército nicaragüense, general Julio César Avilés, llamaba a San José a no seguir en actitud provocativa.  

En la sentencia del 8 de marzo, la Corte de La Haya ordenó a ambas naciones no enviar a personal civil o militar a la zona en litigio.

Costa Rica reiteró este lunes su decisión de enviar esta semana una misión que evalúe presuntos daños ambientales en la zona en litigio con Nicaragua, pese al rechazo de Managua, que acusó a su vecino de desobedecer una resolución dictada por la Corte de La Haya.

Chinchilla no se detiene
“Sí (la misión) estará entrando esta semana. Nos hemos cuidado muchísimo de que esa entrada acate las recomendaciones emitidas por la Corte Internacional de Justicia. No queremos poner en riesgo esas recomendaciones que para nosotros es lo más importante”, indicó la presidenta Laura Chinchilla.

Añadió que su país no puede hacer nada ante las intenciones de Nicaragua de denunciarlos por desacato ante los jueces de la Corte.

“Bueno, ¿idilla?, no podemos hacer mucho ante las amenazas que ellos siguen profiriendo contra Costa Rica, aquí lo importante para nosotros es que en realidad seamos sumamente puntillosos en acatar la letra de la sentencia emitida por la Corte Internacional de Justicia, pero vamos a seguir adelante”, declaró.

“Vamos a ser muy cuidadosos de cumplir con las recomendaciones de la Corte Internacional de Justicia, pero vamos a seguir adelante”, insistió.

El jefe del Ejército de Nicaragua, general Julio César Avilés, indicó que hay gran preocupación de parte de esa entidad castrense ante la tentativa del gobierno tico de irrumpir en el espacio en conflicto, e hizo un llamado a la reflexión para evitar que las cosas se tensionen nuevamente.

Vicecanciller ofensivo
El vicecanciller tico, Carlos Roverssi, calificó de “ridícula” la intención nicaragüense de denunciarlos en la Corte Internacional de Justicia por desacato a la resolución del pasado 8 de marzo, mientras que ambientalistas ticos y del organismo Ramsar se preparan para la visita de dos días al territorio en disputa.

“Ellos pueden hacer el ridículo que quieran de ir a la Corte a decir lo que consideren, es su derecho, igual nosotros lo vamos a hacer y a demostrar la mala fe de Nicaragua, que lo que está pretendiendo es desviar la atención de los problemas internos que está sufriendo el régimen de Daniel Ortega, en su lucha electoral por reelegirse”, dijo Roverssi a periodistas.
Entre hoy y mañana, tres delegados de Ramsar, con funcionarios del Ministerio de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones, de la Universidad de Costa Rica y de la Universidad Nacional, ingresarán a Harbour Head o isla Calero, para valorar supuestos daños ambientales que habría provocado el dragado del Río San Juan.

Dice que ya notificaron a Santos
El vicecanciller tico dijo que ya le notificaron a Nicaragua sobre la visita, la cual será primero un sobrevuelo, y luego, inspecciones a la laguna de Harbour Head, el humedal, el caño y la margen derecha del Río San Juan.

“No son policías ni de la Cancillería, y mucho menos políticos, son fundamentalmente técnicos especializados de la protección ambiental”, declaró el diplomático.

“La idea es que los técnicos costarricenses y especialistas, no solo sobrevuelen,  sino que entren a Isla Portillos - Isla Calero, ya Nicaragua fue notificada como dice la norma y van a entrar”, señaló.

Lo que nosotros pretenderíamos para ser más transparentes es que los técnicos de la Convención Ramsar estén in situ, vean los daños graves que se han provocado, acepten nuestro plan remedial, y, además, establezcan una estrategia de largo plazo para recuperar el humedal”, añadió.

La Corte indicó, en una resolución sobre medidas cautelares del mes pasado, que Costa Rica puede enviar personal especializado al sitio para realizar monitoreo sobre el medio ambiente, pero que esa acción debe ser informada a Nicaragua.

Los técnicos de Ramsar se reunieron el lunes con ambientalistas y con funcionarios del gobierno costarricense, en la Cancillería ubicada en San José.

Ahí consultaron sobre el estado jurídico del sitio que van a inspeccionar, así como detalles de logísticas y de seguridad.

Piden a Nicaragua proteger a sus funcionarios
La Cancillería costarricense, en un comunicado, hizo hoy un llamado a Nicaragua a asegurar la integridad física y el desarrollo con normalidad de las labores de los integrantes de la Misión de Ramsar  y de científicos y expertos costarricenses, que a primera hora se desplazarán a la zona.
 “La garantiza nuestra credibilidad en el sistema democrático”, y señaló que Costa Rica ha solicitado “formalmente” a Nicaragua por medio de su embajador en San José, Harold Rivas, “que asegure, que le diga al gobierno de Nicaragua que tiene la obligación de no afectar a los especialistas costarricenses y de Ramsar”, dijo Roverssi.

“No va a ir un solo policía costarricense, no va a ir nadie armado, son especialistas, son técnicos, son científicos, son costarricenses que están cumpliendo con su deber, igual que los científicos especialistas de la Convención de Humedales Ramsar”, insistió el Vicecanciller.

Por su parte, el Ministro de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones (Minaet), y la Viceministra, Lorena Guevara, respectivamente, declararon que la misión, “por primera vez tendrá la oportunidad de ver in situ los daños” en la zona.

Los científicos y expertos costarricenses acompañarán a los tres representantes de Ramsar que irán a la zona de Isla Calero.

Avilés: “Dejen de provocar y busquemos diálogo”
 “Apelamos a las autoridades costarricenses de abstenerse de seguir en esta actitud de provocación, y reiteramos  la búsqueda del entendimiento entre las autoridades nicaragüenses, que siempre han promovido el diálogo”, fue lo primero que dijo ayer el jefe del Ejército de Nicaragua, Julio César Avilés, al comentar la noticia.

Recordó que  el gobierno de Nicaragua envió una carta a través de la Cancillería para procurar una reunión el próximo 12 de abril, con el fin de abordar elementos mandados por la Corte de La Haya.

“Esta intención de pretender incursionar allí (en el suampo) atenta contra establecido por la Corte el pasado 8 de marzo. La Corte claramente dijo que no hay que incursionar allí. Hay un planteamiento de que las partes deberán evitar que la situación de este diferendo se agrave”, dijo Avilés.
Añadió que Harbour Head y Punta de Castilla son territorio de Nicaragua “igual que Managua o el Río San Juan”, pero que muchas veces se generan malos entendidos para favorecer las visiones de cada país.

Además, señaló que la comisión de Ramsar, cuando viajó a la zona con autoridades de nuestro país, pudo apreciar el nivel de conservación del recurso natural del lado nicaragüense, así como el nivel de deterioro del lado costarricense.

“Nosotros estamos a la espera de un informe de Ramsar”, dijo Avilés.
¿Tomarán medidas si los ticos invaden la zona en litigio?, se le consultó a Avilés, y respondió:

“Sí, pero yo no me adelanto a la hipótesis de si entran o no, sólo se ha planteado una intención, pero hacemos un llamado a reflexionar, porque esto contraviene el fallo. Esperamos que ellos tengan la prudencia de evitar que estas situaciones escalen”.