•   MANAGUA  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Marina Argüello, directora del Zoológico Nacional

 

Más de 800 animales entre felinos, aves, mamíferos y reptiles, necesitan de tu ayuda para poder ser completamente rehabilitados y reintegrados a su habitad.

Es por eso, que la Fundación Amigos del Zoológico Nicaragüense, FAZOONIC, informó que el Centro de Rescate, ubicado en el Zoológico,  tiene un programa de voluntariado, para todas aquellas personas que quieran hacer sus horas ecológicas, además ofrecen la posibilidad que los estudiantes de veterinaria o carreras afines puedan hacer su monografía o tesis.

“Necesitamos voluntarios porque cada día más el centro de rescate crece”, hace el llamado, Marina Argüello Galo, directora de FAZOONIC.

Las personas interesadas en ayudar, tienen que cumplir con los siguientes requisitos: cumplir con el calendario de actividades discutido con la persona y el Centro de Rescate, ser responsables con los horarios, vestimenta adecuada como jeans, camisetas, zapatos deportivos, pelo recogido, gorra y ajustarse a los reglamentos internos del zoológico.

Las edades para ser voluntarios oscilan entre los 14 en adelante, “los niños de menos de 14 los padres tienen que firmarme como responsables de ellos”, señala Argüello, recalcando que no hay límites en las edades, “todos son útiles”.

Las personas deben estar dispuestas a colaborar en todo, desde lavar una jaula, curar un animal, bañarlo, limpiarlo, preparar alimento, medicamento, hasta dormirlo, “saber que se va a venir a ensuciar y trabajar con el animalito”, recalca Argüello.

Argüello explicó a EL NUEVO DIARIO, que el Centro de Rescate consiste en la rehabilitación y de la reproducción de las especies en vía de extinción, de cualquier tipo de animal, que son rescatados por el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales, Marena, o la fiscalía ambiental, “son animales silvestres que las personas han tenido como mascotas, los traen, los valora el veterinario, los curamos, los mandamos a cuarentena y se empiezan a rehabilitar”, explica.

La rehabilitación es un proceso largo, cuenta Argüello, dependiendo de la situación en la que es rescatado el animal. “En el caso de las aves, las traen pelonas, tiernitas, que han sido sacadas de los nidos, por lo general hay que prepararles alimentación especial y dárselos cada dos horas y media por sondas”, detalla.

Para que las aves rescatadas sean totalmente rehabilitadas, al tal punto de que empiecen a volar, se tardan al menos un año, “es todo un proceso largo que lleva tiempo, dinero, medicamentos y personas que estén alimentándolas, no nos damos abasto con nuestros trabajadores”, lamenta la directora.

Es allí, donde el Centro de Rescate pretende reforzar el voluntariado, “que vengan a fortalecer la parte de rehabilitación de los animales en el Centro”, expresa Argüello. 

Disfrutar el voluntariado
Según Argüello, los animales tienen que estar rehabilitados tanto sicológicamente y físico, “porque el animal que ha sido atrapado como mascota o maltratado, hay que prepararlo sicológicamente para que se independice del humano, para que aprenda a alimentarse solo”.

“Cuando el animal está recuperado y lo liberas, ese es el mayor premio que podes tener cuando trabajas con ellos”, señala la directora.

La rehabilitación cuenta con prácticas de vuelo (en el caso de las aves), alimentación, reconocimiento del depredador.
“En todo este proceso es donde necesitamos a mucha gente para hacerlo”, enfatiza Argüello.

Además de aprender, El Centro de Rescate, pretende que las personas disfruten el voluntario, “no tanto que venga por un salario o una ayuda económica, ni por una nota, tienes que querer a Nicaragua, su flora y fauna”, expresa la directora del Centro.

Para los estudiantes promete ser un gran aprendizaje, si es veterinario aprenderán sobre los medicamentos y enfermedades que padecen los animales, comportamiento animal, ambientación animal, y la concientización de la necesidad que tienen estos animales.

“El zoológico es una herramienta educativa más que nada científica, no que utilicen al animal como “conejillo de india”, sino para trabajar a la par del veterinario para que identifiquen las diferentes enfermedades”, explica Argüello.

La directora consideró que no hay comparación de la teoría aprendida en la universidad, con la rica experiencia de convivir con el animal.

Ayuda de empresarios
Así mismo, Argüello hizo un llamado a empresarios o inversionistas y así poder construir apartamentos para estudiantes extranjeros para que, estos a su vez, apoyen al Centro de Rescate, paguen la estadía y mantener el Centro de Rehabilitación.

“Lo que tenemos es el terreno ubicado donde fue la Cascada, sería cerrar el círculo si logramos hacer esos apartamentos”, expresó esperanzada la directora.

Así mismo, pidió ayuda a las compañías para hacer unas camisetas que identifiquen a los voluntarios del Centro de Rescate, “para que sean respetados cuando trabajen con el público por los senderos o como guías”, explica.

Ayuda gubernamental
El Zoológico, que cuenta con 1.7 manzanas, se amplió dos manzanas y media más, después de firmar un contrato de arrendamiento con el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, “esta ampliación del Zoológico, es donde está el Centro de Rescate y Rehabilitación y el vivero del mariposario”, explica Argüello, sin embargo, asegura que el mismo INSS les rentó el terreno sin entrada, “legalmente eso no puede ser, nunca habíamos tenido una mala relación, pero de un tiempo para acá la administradora del Xilonem, no nos permite el ingreso, ni con materiales, no nos abren el portón”, denunció Argüello.

“Se le mandó cartas al presidente, a doña Rosario, se habló con el vicepresidente, con los diputados, y la señora (administradora del Xilonem), hace caso omiso a todo lo que le digan”, expresó, lo que los obliga a darle la vuelta al zoológico, “pasar los materiales de construcción por todo el terreno y meterlos por atrás”, señaló Argüello quien dijo el desconocer porque de la situación y sentirse decepciona, “amarrada de pies y manos, luchando contra la corriente”.

Hizo un llamado de conciencia y que se detengan este tipo de problemas, “alguna autoridad del INSS para hacer un adendun, para que solamente, el pedazo del portón, lo incluya dentro del contrato con el Centro de Rescate, ¿cómo vas a comprar una propiedad sin tener vía de acceso a ella?”, se preguntó Argüello.

Entre otras necesidades
Dentro de otras necesidades que el Centro de Rescate tiene es pintura anticorrosiva, varilla de 3/8, tubos laminados de pulgadas y medias, esto para reparar las jaulas y darles mantenimiento, o al menos conseguir descuento para comprar equipos de materiales de construcción.

“Estamos haciendo esfuerzos para que nos exoneren traer materiales en la entrada de aduana, no contamos con una fábrica de mallas ciclón, y para las aves o animales pequeños se necesita de una malla de un calibre más fino que son vendidos en Guatemala o Costa Rica”, expresa.

Así mismo, Argüello explico que el Centro cuenta con un proyecto de reciclaje y abono orgánico, tienen el área para hacerlo, sin embargo, no cuentan con el personal que lo trabaje.

“Estamos desde 1997, hemos luchado con las uñas, han pasado muchos gobiernos, y a ninguno le ha interesado la conservación de la fauna”, finalizó la directora.

Cualquier persona que esté interesada en apoyar puede hacerlo llegando a las instalaciones del Zoológico Nacional ubicado en el kilómetro 16 carretera a Masaya, o bien llamar a los teléfonos: 22799073/ 22798782/ 22798806.