•   BARRA DEL COLORADO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Funcionarios de Costa Rica, acompañados por delegados de la convención de protección de humedales, se aprestaban esta mañana a ingresar a una remota zona selvática en litigio con Nicaragua para evaluar presuntos daños ambientales, informaron las autoridades.

Nicaragua rechazó esta iniciativa y la calificó de "provocación", lo que no detuvo los planes de Costa Rica de hacer la evaluación en una porción de la diminuta isla fluvial Portillos, próxima al Caribe, región donde llovía este martes en la mañana, lo que dificultaba las operaciones aéreas.

"Están todos preparados y listos para ingresar (a la zona en litigio), aunque esté lloviendo. El único impedimento (para los helicópteros) es la neblina", dijo la viceministra costarricense del Ambiente, Ana Lorena Guevara, tras llegar en avioneta a Barra del Colorado, una aldea próxima a la zona en litigio, a la que solo se puede llegar en aeronaves o lanchas.

Trece profesionales costarricenses y tres especialistas de la Convención Ramsar sobre humedales harán la evaluación de los presuntos daños provocados por Managua con los trabajos de dragado del río San Juan, iniciados el 18 de octubre, en una disputa llevada por San José ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

El canciller encargado costarricense, Carlos Roverssi, dijo que la misión tiene un "programa de evacuación" en la eventualidad de que interfieran en su labor los militares nicaragüenses que custodian la zona fronteriza.

"Tenemos presupuestado un programa de evacuación por si se presenta algún hecho", dijo Roverssi a los periodistas en Barra del Colorado, poco antes de que llegaran los 16 profesionales y delegados de Ramsar en avionetas desde San José.

Los delegados de Ramsar son la colombiana María Rivera, el canadiense Alfonso Rivera y el chileno Manuel Contreras, dijo Roverssi.

Tanto Nicaragua como Costa Rica reclaman que les pertenece el territorio en litigio.

Managua calificó el envío de la misión ambiental como una "provocación" y dijo que denunciaría el hecho ante la CIJ, que el 8 de marzo se pronunció en esta causa, otorgando provisionalmente a Costa Rica el cuidado del ambiente "para evitar todo perjuicio irreparable" en esa zona de humedales, aunque todavía debe dictar un fallo definitivo.