•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El jefe del Departamento de Estado de Estados Unidos para Centroamérica, John Feeley, llegará esta semana a Nicaragua para conversar con el gobierno de Daniel Ortega sobre un eventual intercambio de 657 misiles rusos SAM-7 por equipos médicos, informó el propio presidente.

La misión también estará integrada por médicos del Pentágono, que según la oficialista Radio YA, ya se encuentra en Managua en una visita de 10 días para conocer las necesidades de los hospitales públicos y adelantar propuestas para definir el intercambio.

El canje fue propuesto el año pasado por el propio presidente Ortega como una solución a la insistencia de Estados Unidos de que Nicaragua debe destruir los 1.057 misiles antiaéreos que aún tiene en su poder, en aras de la seguridad hemisférica.

Ortega declaró a la prensa que están dispuestos a deshacerse de 657 misiles a cambio de medicinas y equipos médicos que necesitan los hospitales públicos, pero que se reservan el derecho de conservar 400 cohetes por razones de seguridad.

Los misiles fueron adquiridos durante la revolución que Ortega dirigió, con el izquierdista Frente Sandinista, en los años 80 para luchar contra los grupos contrarrevolucionarios que financió la administración norteamericana.

El Pentágono pidió en 2002 a Nicaragua eliminar los 2.057 cohetes que tenía en su poder por temor a que cayeran en manos de grupos terroristas, en el marco de medidas de seguridad tomadas tras los atentados terroristas de 2001.

La demanda estadounidense coincidió con una denuncia que hizo entonces Colombia sobre un supuesto desvío de armas nicaragüenses a grupos irregulares colombianos, que Nicaragua después confirmó, tras una escandalosa investigación.

En ese contexto, el ex presidente Enrique Bolaños (2002-07) ordenó al Ejército en 2004 que destruyera los primeros 1.000 misiles, pero una prohibición legal aprobada posteriormente por los sandinistas y liberales desde la oposición en el Congreso, paralizó el proceso.