•  |
  •  |

El Fiscal General de la República, Julio Centeno, afirmó desconocer en estos momentos cuál es el destino de los dos millones 197 mil 340 dólares que fueron ocupados la semana pasada por la Policía en el puesto fronterizo de Peñas Blancas y que presuntamente iban a ser utilizados para la compra de droga.  

La narcofortuna la llevaba el ciudadano de origen guatemalteco, Óscar Rafael González García, de 35 años, quien fue requisado en dicho puesto fronterizo cuando circulaba a bordo de un cabezal. Centeno recordó que la fiscal departamental de Rivas, Isolda Ibarra Aguirre, solicitó al jefe de Auxilio Judicial de la Policía rivense, comisionado Óscar Alemán Márquez, que la moneda extranjera fuera depositada en la cuenta de la Tesorería General de la República, como lo ordena la Ley de Crimen Organizado.

“La Policía no respondió a la instrucción que nosotros le dimos, ahora eso es de otro resorte, habría que ver que esa pregunta que me está haciendo a mí –sobre el destino del dinero- debería hacérsela a ellos (a la Policía)…lo que conocemos únicamente es que el fiscal contribuyó al conteo, los pasó por sus manos (los billetes), los entregó a la Policía y después se les orientó lo que se debía orientar”, aseguró Centeno.

“Están en un banco”
El comisionado Juan Alemán, segundo jefe de la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía, no especificó el destino del dinero ni aclaró si cumplieron con la instrucción del Ministerio Público en depositar el dinero en la Tesorería General de la República.

“Lo está llevando ahorita la delegación de Rivas, esa parte ya le corresponde una definición de acuerdo con la normativa, pero no me compete a mí en este caso decirles, sino que existe una coordinación con el Ministerio Público en función de eso, de dónde se va a depositar; está (el dinero) en una cuenta de un banco, pero no les puedo decir en qué banco”, aseguró Alemán.

En enero pasado, la Fiscalía envió una carta a la Corte Suprema de Justicia solicitando un inventario de los bienes incautados a los narcotraficantes y criminales organizados sobre la base de la Ley 735, Ley contra el Crimen Organizado, pero no han recibido respuesta.