•  |
  •  |

La Policía Nacional se mostró en desacuerdo con los resultados de un estudio obtenido por el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, Ieepp, que refleja el crecimiento del sicariato en la ciudad de Bluefields. Lo calificó de “sobredimensionado” y minimizó la alerta dada por este organismo no gubernamental.

“Hay algunas organizaciones que dan su criterio alrededor de eso, incluso han quizás sobredimensionado el problema que ocurre en el sur de Nicaragua, pero sí hay informaciones que existen grupos de apoyo que tienen estos elementos (los narcotraficantes), pero no hay una manifestación que permita mencionar que en Bluefields se está dando una situación alarmante alrededor de ese caso”, aseguró el comisionado mayor Cairo Guevara, segundo jefe de la Dirección de Drogas Nacional de la Policía.  El índice delictivo y de muertes violentas ha aumentado en los distritos IV, V y VI de Managua, y en Bluefields. En este último lugar se ha detectado la presencia de sicarios, además del creciente uso de armas de fuego en los lugares antes mencionados, según los principales resultados del trabajo realizado por el Ieepp durante el período 2008-2009.


Capturan a colombianos
Además, las autoridades policiales dieron a conocer la captura de Wiston Granados y Jonathan Valencia, de origen colombiano, quienes entraron por puntos ciegos procedentes de Costa Rica.

“Estos elementos andaban buscando cómo asentarse en Nicaragua y pretendían juntar a personas por afinidad para hacer actividades ilícitas. Actualmente estamos investigando para definir su ocupación real y las actividades que estaban previendo cumplir en nuestro país”, dijo Alemán. La Policía también desarticuló el Night Club Karaoke Golden, donde varias jóvenes estaban siendo explotadas sexualmente por parte del propietario del local, Woo Sup Shim, de 47 años y de origen coreano.

El ilícito negocio, que estaba ubicado de la rotonda del centro comercial Metrocentro una cuadra al sur y 50 varas abajo, era visitado mayormente por coreanos.

Las investigaciones por este caso continúan y las autoridades descartaron que en el lugar hubiera trata de personas y se estuvieran prostituyendo a menores de edad.