•  |
  •  |

El conflicto fronterizo entre Managua y San José empeoró gravemente, luego que las autoridades de Costa Rica incursionaran en territorio en disputa ante la Corte Internacional de Justicia, ignorando los llamados de Nicaragua a no violar las disposiciones sobre el Río San Juan que en marzo pasado dictó el alto tribunal de justicia con sede en La Haya.

Funcionarios de Costa Rica, acompañados por delegados de la convención de protección de humedales Ramsar, llegaron ayer martes a la selvática zona en litigio con Nicaragua, dizque para evaluar presuntos daños ambientales por las acciones de dragado que el país realizó en el Río San Juan que pertenece a Nicaragua.

La acción tica se efectuó pese a las acusaciones de las autoridades nicaragüenses que reclamaron airadamente a Cancillería de San José, denuncia en La Haya, por considerar que la expedición costarricense viola el fallo preliminar de medidas cautelares que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) emitió el pasado 8 de marzo.

De acuerdo con los reportes de agencias de noticias, el inicio de la misión se retrasó algunas horas debido a una lluvia que dificultaba los vuelos de Barra del Colorado a Harbour Head.

Llegan en helicópteros
Superadas las dificultades, el primer grupo de especialistas partió en helicóptero pasadas las 11 de la mañana hora local hacia la zona en litigio desde Barra del Colorado, en territorio costarricense cerca de la frontera y la zona que Nicaragua reconoce como Harbour Head y Costa Rica, como Laguna Portillos.

Trece profesionales costarricenses y tres especialistas de la Convención Ramsar sobre humedales, según la versión oficial de San José, harán evaluación de los presuntos daños provocados por Managua con los trabajos de dragado del río San Juan, iniciados el 18 de octubre, que terminaron con una disputa llevada por San José ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

Costa Rica inició una incursión en la zona, que por parte de Nicaragua fue respondida con la movilización de 100 jóvenes del departamento de Río San Juan, que recibieron a la delegación con pancartas, consignas y proclamas de rechazo a la presencia tica, que además se hizo acompañar de medios de comunicación y agentes de seguridad vestidos de civil.

General Avilés: Pretenden no salir
El jefe del Ejército de Nicaragua, general Julio César Avilés, ante el hecho, acusó directamente a Costa Rica de querer apropiarse del territorio al trazar una estrategia “de corto, mediano y largo plazo” en el área en litigio, y la denunció de querer agravar los hechos con provocaciones abiertas.

“Hay un elemento que yo quisiera destacar, no es solamente la pretensión de llegar en esa oportunidad en estos días ahí al suampo este señalado, que no debe haber presencia tal y como lo estableció la CIJ, sino que en esa nota, leyéndola, hablan de tomar medidas, de corto, mediano y largo plazo, es decir ahí Costa Rica están planteando que si ellos entran no van a salir de ahí, la Corte no ha planteado eso y aquí lo que miramos nosotros, es una actitud provocativa de manera sistemática de parte de Costa Rica”, señaló.

“Yo pongo en duda la credibilidad de Ramsar, en tanto de que aquí no han enviado la información que ya deberían haber enviado, y miramos una posición parcializada de Ramsar”, dijo, al tiempo que llamó a la nación del sur a reflexionar sobre las provocaciones que según Nicaragua se realizan a diario.

No descartan movilizar tropas
“Una vez más, llamamos a las autoridades costarricenses a reflexionar ¿qué es lo quieren? Esa es mi pregunta”, expresó el general Avilés, quien no descartó movilizar más tropas si la situación lo requiriera.

“Tenemos tropas, tenemos un dispositivo que ha permanecido por muchos años allá, es un dispositivo adecuado, si vemos en determinado momento que hay que incrementarlo, pues lo vamos a incrementar, eso es un derecho soberano que tenemos los nicaragüenses, pero el dispositivo que tenemos ahí es adecuado para el resguardo de la soberanía y la lucha contra el narcotráfico”, dijo Avilés.

El canciller encargado costarricense, Carlos Roverssi, no descartó que los militares nicaragüenses que custodian la frontera interfirieran en esta tarea, que podría tomar más de un día. Días atrás, zapadores costarricenses revisaron los alrededores de la zona en disputa en busca de minas que pudiesen haber plantado militares nicaragüenses.

 “Tenemos presupuestado un programa de evacuación por si se presenta algún hecho”, dijo Roverssi a los periodistas en Barra del Colorado, antes de partir a la zona.

Operación comando
“Estamos ondeando las banderas para que ellos (los costarricenses) miren dónde es Nicaragua”, dijo al portal oficialista El 19 Digital, el viceministro del Ambiente nicaragüense, Roberto Araquistain, quien acompañaba a los jóvenes manifestantes.

“Prácticamente ésta fue una operación comando la que nos montaron, y los dos helicópteros bajaron más de diez veces, bajaron personal hasta en número de veinte, pero tuvieron una respuesta contundente por parte de los jóvenes, del Movimiento Guardabarranco”.

El documento al que hace referencia el funcionario ambiental, fue enviado ayer a la CIJ por cancillería de Nicaragua. Ahí se detalla, desde la óptica nicaragüense, el accionar costarricense desde el dictamen del 8 de marzo de la CIJ y las presuntas violaciones a ese fallo.