•   MANAGUA  |
  •  |
  •  |

El Ejército de Nicaragua dijo que la creación de una nueva fuerza policial especializada en protección de fronteras por parte de Costa Rica, no es motivo de preocupación ni objeto de amenaza para las fuerzas armadas nicaragüenses.

El comandante en jefe del Ejército, general Julio César Avilés Castillo, dijo al respecto que “cada país tiene el derecho soberano de organizarse sus niveles de fuerzas para la defensa y la seguridad según su conveniencia”.

“En todo caso ellos están en todo el derecho de hacerlo, no podemos ver esa situación como una amenaza para nosotros, partimos de que ellos están estructurando sus fuerzas para tener mejor vigilancia y mayores capacidades en seguridad, fundamentalmente en la lucha contra el narcotráfico”, dijo el general Avilés, quien se quejó de falta de cooperación y apoyo de las fuerzas policiales costarricenses ante solicitudes de ayuda de las fuerzas nicaragüenses.

“Ojalá que esa fuerza, que han preparado recientemente, que han equipado efectivamente con armamento de guerra, les permita a ellos ser más contundente en la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado”, expresó, para enseguida soltar su crítica.

“Porque a estas alturas los Reyes Reyes y Reyes Aragón, que salieron huyendo cuando hicimos la operación del uno al cinco de octubre del año pasado, todavía se mueven en Costa Rica y a estas alturas ni siquiera hemos obtenido respuesta de las comunicaciones que fue enviadas por las autoridades nicaragüenses para la búsqueda y captura de estos nicaragüenses que salieron huyendo a Costa Rica… ojalá esas fuerzas les permitan capturar a elementos altamente peligrosos que circulan allá”, dijo Avilés ayer, durante una ceremonia de protocolo con funcionarios de la embajada de Francia en Managua.

A finales de marzo Costa Rica presentó al público la primera Unidad Especializada de Policía de Fronteras, nacida al calor del conflicto fronterizo con Nicaragua, cuya función principal es “la lucha contra el narcotráfico, el tráfico de personas y de armas, el ingreso ilícito de capitales y el resguardo de la soberanía nacional”.

La Policía fronteriza, reinstalada en medio de la denuncia de este país de una supuesta invasión nicaragüense, será integrada por unos dos mil ticos con entrenamiento militar, armas de guerras y medios de transporte, para lo cual el gobierno de Chinchilla buscará recursos para financiarla.