•   LEÓN  |
  •  |
  •  |

Al menos 150 campesinos encapuchados y armados de garrotes, penetraron con lujo de violencia en la alcaldía de El Jicaral, en el departamento de León, posteriormente desalojaron a los trabajadores y al guarda de seguridad, y mantuvieron tomado el inmueble edilicio por espacio de dos horas.

La razón que originó el hecho violento en contra de la municipalidad, es la finca Ato Nuevo, de dos mil manzanas y que está en litigio.

Los campesinos poseen un título de reforma agraria extendido desde hace más de  15 años.
Ante los acontecimientos ocurridos este jueves, la jefatura de la Policía en El Jicaral decidió resguardar el edificio edilicio de manera permanente.

El teniente Juan Carlos Muñoz, jefe de la Policía de El Jicaral, aseguró que a pesar de los hechos ocurridos en el edificio edilicio, no se procedió con la detención de ningún ciudadano, además, no se registraron lesionados ni pérdidas materiales cuantiosas.

Los campesinos, que en su mayoría provenían de la comunidad Los Zarzales, retornaron a su lugar de origen.

Alcides Mejía Toruño, uno de los directivos de las tres cooperativas reclamantes, demandó al gobierno central que de una vez por todas aclare y resuelva el conflicto.