•  |
  •  |

En el Día Mundial de la Salud, conmemorado ayer, los trabajadores nicaragüenses de este sector lo “celebran”, en medio de un ambiente tenso, cargado de persecución política, si no están de acuerdo con los lineamientos orteguistas, además, si reclaman sus derechos laborales están en contra del “proceso revolucionario, cristiano socialista y solidario”.

Actualmente, son pocos los profesionales de la salud que se atreven a hablar públicamente acerca de la situación que se vive día a día en las diferentes unidades del sistema público. Para abordar la problemática cotidiana: falta de insumos médicos, desaseo en hospitales y desabastecimiento de medicamentos, entre otros tópicos, se ven obligados a hacer las denuncias bajo el anonimato, ya que ponen en riesgo su trabajo.

“Esto es lamentable, las autoridades del Minsa tratan de aparentar una cosa, cuando la realidad es otra. Es preocupante que se esté politizando el trabajo humanizado de curar, porque se trabaja en función del partido de gobierno y no en función de la salud de la población. Además, si a un médico que se le complica un paciente, y no es del sindicato orteguista, de inmediato lo amenazan con echarlo preso”, aseguró un galeno.

De igual manera, comentaron que cuando ocurre una muerte, que puede tipificarse como mala práctica médica, los de Fetsalud se le acercan al implicado y le dicen: “Si querés ir a la cárcel, acercate a los del otro sindicato, pero si querés estar libre, buscanos a nosotros, y finalmente le preguntan: ‘Entonces, ¿quién querés que te defienda?’”, señalaron.

Para el doctor Leonel Argüello, Presidente de la Sociedad Nicaragüense de Medicina General, Sonimeg, en el Día Mundial de la Salud, normalmente se busca resaltar algunos temas específicos que, por lo general, no se tocan, por ejemplo, en Nicaragua es importante hablar de las enfermedades crónicas como: diabetes infantil, de la que se sabe muy poco, y producto de la cual están ocurriendo más muertes; hipertensión arterial; obesidad, que es un problema serio en este país, y todavía no se le está dando la suficiente importancia.

Sin embargo, comúnmente, en estos días mundiales, no se habla de los trabajadores de la salud, pero debería abordarse también. Aquí, “los trabajadores de la salud están en un contexto bastante complejo. Las instituciones están partidizadas. Tienen tres jefes: el director del hospital, el presidente del partido (FSLN), y el jefe de los sindicatos”, comentó Argüello.