•  |
  •  |

Las hostilidades verbales entre las autoridades de Costa Rica y de Nicaragua se mantuvieron ayer, pese al “llamado al diálogo” que hizo el presidente Daniel Ortega, y el Ejército de Nicaragua anunció capturar a pilotos y a personal costarricense que aterrice en territorio nicaragüense cercano a la zona en litigio.

Así lo expresó el miércoles por la noche el Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, general Julio César Avilés.

El jefe militar advirtió “que los violadores del espacio aéreo que sobrevuelan la zona en disputa con Costa Rica en helicópteros de ese país, serán capturados si descienden de esos aparatos del lado nicaragüense”.

“No vamos a permitir que bajen del lado nicaragüense, y si bajan los vamos a capturar”, advirtió el jefe castrense, durante una actividad en la occidental ciudad de León, durante un evento donde el presidente Daniel Ortega brindó la lección inaugural del período lectivo 2011 en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, en el departamento de León (UNAN-León).

Helicópteros siguen sobrevolando
En la víspera de las declaraciones del general Avilés, el viceministro del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, Roberto Araquistain, quien se encuentra en la zona del Río San Juan, reportó al Ejército y a la Presidencia que dos helicópteros con insignias de Costa Rica y con las siglas Ramsar, sobrevolaron especio aéreo nicaragüense en más de once ocasiones.

La expedición a la zona en litigio y los sobrevuelos de helicópteros con personal de Costa Rica, fueron calificados como “provocaciones” atizadas por grupos minoritarios y extremistas que, según el alto jefe militar, están atizando una eventual confrontación con Nicaragua, porque, “evidentemente, no saben lo que es una guerra”, y están provocando para “tratar de rebasar la paciencia de los nicaragüenses”, denunció.

En el evento, el presidente Ortega acusó a San José de atizar una confrontación, y defendió la presencia de jóvenes del Movimiento Guardabarranco, Juventud Sandinista 19 de Julio y de diversos grupos ambientalistas, quienes fueron trasladados a las cercanías del territorio nicaragüense de Harbour Head, “para hacer frente a la invasión a la soberanía nacional por parte de Costa Rica, con la complicidad de la Convención Ramsar”.

El mandatario acusó a Costa Rica de querer llevar el conflicto a una confrontación de mayor nivel, mientras aquel país hizo las mismas acusaciones contra la Administración de Managua.
“Seguramente Costa Rica va a tratar de convertir esta situación en una situación que vaya dejando a un lado el diálogo y que nos lleve a una confrontación mayor, sobre todo en los organismos internacionales”, destacó.

Circular nica a todas las embajadas
Además, el gobierno de Ortega, por medio de su representante ante La Haya, Carlos Argüello, emitió ayer una nota informativa a todas las embajadas del mundo, círculos diplomáticos y organismos internacionales, en la que profundiza y da detalles de las acusaciones del país contra Costa Rica.

Mientras tanto, en San José, que igual señala a Nicaragua de “boicotear” el fallo de la CIJ, la presidenta Laura Chinchilla minimizó un encuentro bilateral programado para el próximo 12 de abril en la frontera de Peñas Blancas, al cual asistirán funcionarios de rango menor, con la finalidad de tratar temas referentes a seguridad y lucha contra el narcotráfico, pero con la condición de no abordar el conflicto limítrofe originado por la limpieza del río San Juan.

“Presumo que las cosas siguen igual... pero será una reunión a nivel técnico, no político, para ir intercambiando información y preparando acciones en materia de narcotráfico, pero no puedo confirmar si a raíz de esto (el conflicto fronterizo) se suspenderá”, dijo Chinchilla, quien ayer se reunió con la Comisión Ramsar que visitó la zona, y que generó la airada protesta de Nicaragua.