•   Managua/EFE  |
  •  |
  •  |

Nicaragua protestó "enérgicamente" por las "incursiones injustificadas e ilegales" realizadas por técnicos de la Convención Ramsar de protección a humedales en un territorio en disputa con Costa Rica, que mantiene a ambas naciones incomunicadas y con sus relaciones debilitadas.

Una extensa carta, divulgada hoy, enviada por el ministro nicaragüense de Relaciones Exteriores en funciones, Manuel Coronel Kautz, a la secretaria general de la Convención Mundial Ramsar, Anada Tiega, afirma que la misión de Ramsar, en repetidas ocasiones ingresó a bordo de helicópteros al territorio nicaragüense.

La misiva de Coronel Kautz sostiene que la incursión ocurrida los pasados días martes y miércoles para llevar a cabo una inspección en el sector en litigio se hizo sin cumplir con los trámites de sobrevuelo como lo establece el Convenio Internacional de Aviación Civil, conocido como Convenio de Chicago, "con lo que se puso en riesgo la seguridad aérea de la aviación civil".

El alto cargo recordó que Costa Rica informó el 30 de marzo pasado al Gobierno de Nicaragua sobre una visita el pasado 4 de abril de una misión de asesoramiento de Ramsar para protección de humedales, acompañada por costarricenses, a la zona en disputa, a lo cual se opusieron las autoridades nicaragüenses.

Según Coronel Kautz, la realización de esa visita fue rechazada con el argumento de que constituía un desacato a una ordenanza de la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) del 8 de marzo, que conoce de este conflicto territorial, lo que igualmente fue comunicado a los ejecutivos de Ramsar.

El canciller encargado afirmó que entre otras razones Nicaragua se opuso a la visita de la misión por la falta de una comunicación de los ejecutivos de Ramsar a Nicaragua, en la que se señalaran los motivos de la urgencia de ese despliegue en la zona en litigio.

"Nicaragua no recibió de parte de Ramsar, comunicación alguna que indicara que una misión de esa organización realizaría acto de presencia en el territorio considerado en disputa por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya", enfatizó el canciller en funciones.

Según el funcionario, el pueblo de Nicaragua al tener conocimiento de lo que Costa Rica haría en esa zona, "acudió a manifestar sus sentimientos heridos por el espectáculo que se pretendía montar en territorio considerado por todos los nicaragüenses como territorio nacional".

En su carta, Coronel Kautz afirmó que pese a todo, los manifestantes no impidieron que la misión de Ramsar realizara su misión, como lo hizo saber la viceministra costarricense del Ambiente, Ana Lorena Guevara, en declaraciones públicas.

El documento oficial también recuerda que la misión de Ramsar emitió un informe con base en datos de escritorios y versiones de Costa Rica, sin visitar el lugar, que fue utilizado por San José en el proceso judicial ante la CIJ "en detrimento de la posición de Nicaragua".

El canciller encargado también reprochó que aunque finalmente la visita de Ramsar al sector fronterizo nicaragüense tuvo lugar el 12 de marzo pasado, todavía sigue sin dar a conocer su informe preliminar, y mas bien planificó una nueva visita a Costa Rica esta semana.

"Es obvio que los hechos antes mencionados no pueden ser aceptados por Nicaragua sin ser cuestionados", expresa el ministro en funciones, tras adelantar que Managua desconocerá e impugnará cualquier informe que se emita para justificar la presencia de Ramsar en Costa Rica.

La tensión entre Managua y San José ha subido desde octubre pasado, cuando Costa Rica denunció una violación de su territorio por parte de militares nicaragüenses, lo que reiteradamente ha sido negado por autoridades de Nicaragua.

La CIJ, que conoce de esta controversia, tiene previsto emitir fallo sobre el fondo de la cuestión dentro de varios años.