•   AYAPAL, JINOTEGA  |
  •  |
  •  |

Beneficiarios del proyecto Fortalecimiento de Acciones de Protección Ambiental en áreas de la frontera agrícola en la reserva de biosfera de Bosawás,  ahora van por la producción orgánica y certificación del cacao, un rubro importante para la subsistencia tanto de los pueblos indígenas como de colonos que habitan en la zona núcleo.


El proyecto que al inicio fue apoyado financieramente por la Unión Europea e Hivos y ejecutado por el Centro Alexander Von Humboldt, nace en 2006 con el proyecto Desarrollo de Medios y Formas de Vida Sostenible en la biosfera de Bosawás, que trabajaron directamente con las comunidades miskitas y mayangnas, ubicadas sobre las riberas del río Coco y Bocay, y las comunidades asentadas.

Centro Humboldt da seguimiento
El ingeniero Marcos Vega, del Centro Humboldt, señaló que comenzaron a trabajar con sistemas agroforestales, como cacao y café, principalmente en las zonas degradadas, las que también iban acompañadas con la siembra de árboles frutales y árboles maderables, como cedro y caoba, siendo parte de la reforestación y rescate de la masa boscosa perdida por la talas que se dieron.


Vega dijo que desde 2006, más de quinientas manzanas han sido sembradas con cacao y café, principalmente en las zonas donde se dividen los territorios indígenas y de los colonos, donde se trabaja por recuperar el bosque, por lo que al finalizar el proyecto, el Centro Humboldt en conjunto con Hivos, ven la necesidad de seguir apoyando a los productores.


Nada de agroquímicos
Hizo hincapié de que no querían que pase igual que otros proyectos,  donde este finalizaba…, se marchaban los ejecutores y quedaban las plantaciones, pero como no se daba seguimiento, todo fracasaba. Ahora nace este nuevo proyecto financiado por Hivos, que consiste en darle seguimiento al productor y apoyarlo en las ampliaciones de los plantíos de cacao, siempre y cuando no use agroquímicos en el manejo agronómico, ya que todo se hace a nivel de productos orgánicos, señaló.
 
Hacia la certificación
Vega finalizó señalando que unos cuarenta productores, tanto mayangnas de la Asociación Makalahana van en camino a la certificación por lo que ya están dando pasos importantes como el Sistema Interno de Control que garantizará la calidad de la producción de cacao orgánico en las zonas de intervención del proyecto, concluyó.


Para lograr el éxito de la certificación se ha formado una red de promotores de los mismos beneficiarios, los que se han capacitado técnicamente y se han convertido en especialistas en la elaboración de abonos, fertilizantes, insecticidas y fungicidas orgánicos, que permite la fertilización de los cultivos y la protección del medio ambiente.


Para tal efecto, el ingeniero Eduardo Zamora, especialista en temas ambientales y consultor de Hivos, brindó una capacitación a los promotores campesinos e  indígenas como refrescamiento a los conocimientos adquiridos, herramientas básicas para la conservación y el cuido del medio ambiente, donde 22 promotores y promotoras participarán en la puesta en práctica de estos conocimientos.

Ingenieros de la mano con campesinos e indígenas
Marcos Vegas, Manuel Campo, Brenda Aguilar, Juan Francisco Barquero, entre otros son los ingenieros del Centro Humboldt que están de la mano con los campesinos y los indígenas de la zonas  para que el proyecto de certificación sea todo un éxito y los campesinos mejoren sus niveles de vida al vender la producción a un mejor precio.