•  |
  •  |

El Movimiento por el Rescate del Sandinismo condenó en forma enérgica la cacería que han emprendido en Honduras los cuerpos de seguridad contra dirigentes de los movimientos sociales.

Lobo criminaliza la protesta social
“El gobierno de Porfirio Lobo ha criminalizado la protesta social y (está)  sometiendo a la represión a sus líderes, realizando detenciones arbitrarias, actos de violencia, agresiones y hasta asesinatos, y todo ello en medio de la más brutal impunidad”, dice el documento.


El movimiento de resistencia, en especial las  organizaciones feministas  como el Movimiento de Mujeres por la Paz “Visitación Padilla” o  las comunicadoras  de la Voz de Zacate Grande, son víctimas  de agresiones y  amenazas, mientras  la organización feminista “Cesadeh sufrió  asalto y saqueo”, agrega el documento.

Se documentan asesinatos
En 2010 se documentaron los asesinatos de cinco defensoras de derechos humanos: dos integrantes del Frente de Resistencia (Claudia Brisuela y Teresa Flores), una integrante de la Red de Mujeres Jóvenes de la Colonia “Cruz Roja” (Jessica Gálvez) y dos activistas del movimiento LGBT (Gamaniel Parson y Neraldys).


El pasado 18 de marzo, como consecuencia del desalojo violento a manos de agentes represivos del Estado en la misma ciudad de Tegucigalpa, murió la maestra Ilse Ivania Velásquez Rodríguez.  


El 24 de marzo fueron detenidas  en la ciudad de Tegucigalpa, y posteriormente remitidas a la cárcel de mujeres de Támara, las maestras Ingrid Liseth Sierra, Nuria Evelyn Verduzco, Linda Melina Guillén Fonseca, María Auxiliadora Espinoza y Wendy Méndez.


Entre ellas se encuentra una maestra con un bebé de 9 meses, a quién se le negó el derecho de tener al pequeño con ella.


El 28 de marzo, Miriam Miranda,  Presidenta de la Organización Fraternal Negra de Honduras, sufrió lesiones y detención arbitraria por 12 horas, y no se le permitió atención médica a pesar de las heridas producto de ataques con bombas lacrimógenas