•  |
  •  |
  • END

En el quinto día de la crisis andina, surgida tras la muerte de Luis Edgar Devia, alias “Raúl Reyes”, segundo jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), nuevas variables empiezan a surgir sobre el destino político que se cierne alrededor de Colombia, Ecuador y Venezuela.

El analista político Óscar-René Vargas asegura que el presidente colombiano, Álvaro Uribe, está pagando un alto costo político y se está quedando aún más aislado del resto de sus homólogos en la región, como consecuencia del operativo que perpetró con la asistencia de Estados Unidos, y donde cayó abatido Reyes.

Sin embargo, según Vargas, los objetivos de la invasión a suelo ecuatoriano estaban muy bien definidos: Washington pretende desestabilizar la situación en países como Ecuador y Venezuela, “porque internamente, en la política de estos países, la derecha ha sido derrotada”.

Por su parte, el mandatario colombiano intenta bloquear la liberación de los rehenes en manos de las FARC “porque no le conviene, ya que hace que la política de Uribe al interior de Colombia comience a tambalearse de cara a la búsqueda de su reelección, que va por su tercer mandato”.

“Uribe ha demostrado que a lo largo de los meses, lo que está buscando es bloquear el proceso de intercambio de prisioneros, y lo hace atacando y creando un conflicto”, afirmó Vargas.


Israel en AL
La actitud guerrerista de Colombia hacia sus vecinos, según el analista y sociólogo, ha demostrado que “tiende a ser el Israel en América Latina”.

“Tienen la política de la guerra preventiva: atacan no importando que sea en otro país, como hace Israel, que ataca cuando quiere a Líbano o a Gaza, sin importarle lo que diga la opinión pública mundial”, señaló.

Y añadió que en este punto, no debe descuidarse el interés geopolítico de Estados Unidos sobre las fuentes de energía. “En este escenario, la única pieza que le queda a Estados Unidos de un aliado incondicional, es Colombia”, puntualizó.


Rehenes son los más afectados
Para Roberto Cajina, asesor civil en materia de Seguridad y Defensa, la situación de los rehenes en manos de las FARC se torna más grave y delicada, no sólo porque el grupo guerrillero, tras el operativo colombiano, descartará su política unilateral de liberar secuestrados.

Sino porque a la luz de los últimos sucesos, se evidencia que el presidente Uribe no ofrece otra opción para resolver el conflicto, más que una salida “a sangre y fuego”.

“Los familiares de los secuestrados le piden al gobierno de Uribe que negocien la liberación, y Uribe dice que hay que sacarlos a sangre y fuego. Esta última posición, que llama a combatir, no te da garantía en absoluto de que los secuestrados van a salir con vida”, enfatizó Cajina.

“Esto significa que Uribe está buscando cómo resolver su problema personal ante el conflicto interno de Colombia, y en eso se lleva (arrastra) a Ecuador, a Venezuela…”, indicó.

El especialista insistió en que “la única posibilidad es negociar, no hay salida militar”.


¿Documentos inventados?
Por otro lado, Cajina no descartó que los documentos que han mostrado las autoridades colombianas, supuestamente propiedad de Reyes, y con los cuales han justificado acusaciones de conspiración contra Ecuador y Venezuela, hayan sido fabricados por la inteligencia de Colombia. “Las pruebas cualquiera las puede inventar”, afirmó.

“Es difícil creer que un movimiento irregular deje tantas evidencias como para que sean utilizadas por el país o las fuerzas que adversa. Y no es muy difícil pensar que hay pruebas que se pueden inventar: fotografías, documentos, esos famosos 300 millones de dólares”, cuestionó.

Esta misma opinión comparte Vargas: “No es la primera vez que las agencias de inteligencia tratan de desinformar para justificar una intervención posterior”.

“Lo del uranio ahorita es una gran mentira. Es igualito al caso que se dio con Irak, que decían (Estados Unidos) que Níger, en África, estaba vendiendo uranio a Irak, cuando estaba Saddam Hussein. Es lo mismo”, aseveró.


Políticos extranjeros buscan beneficios
Ambos entrevistados aseguran que la internacionalización del conflicto entre Colombia y las FARC, podría tener consecuencias bastante favorables para líderes políticos que necesitan un fuerte empuje desde las urnas.

Vargas mencionó que si el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, logra esta semana calmar la tempestad entre Colombia, Ecuador y Venezuela, y obtiene alguna garantía a favor de los secuestrados, recuperaría un poco de aliento ante la debacle que su partido, la Unión por un Movimiento Popular (UMP), presenta ante las elecciones municipales de este próximo domingo.

Cajina, por su parte, señaló que si el gobierno del presidente George W. Bush se involucra en la crisis, “lo podría pagar bien caro en las elecciones presidenciales de noviembre. Y ya sea Barack Obama o Hillary Clinton, se llevarían de calle las elecciones”, aseguró.