•   SAN JOSÉ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno de Costa Rica confirmó este lunes que "todo está listo" para recibir, mañana, a funcionarios del gobierno de Nicaragua en el puesto fronterizo de Peñas Blancas, para acordar medidas de lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado.

El gobierno costarricense "tiene todo dispuesto para alojar la reunión con Nicaragua sobre aspectos de seguridad y lucha contra el narcotráfico, para celebrarse según lo programado, mañana martes 12 de abril, en Peñas Blancas, con el acompañamiento de México y Guatemala", expresó la Cancillería en un comunicado.

El vicecanciller Carlos Roverssi precisó que él mismo encabezará la delegación costarricense, que también estará integrada por los viceministros de Seguridad, Walter Navarro, y de la Presidencia, Mario Boraschi, además de funcionarios técnicos de esos ministerios y de la Dirección de Migración.

Roverssi dijo que, como Costa Rica carece de ejército (abolido en 1948), no podrá tener un representante militar en la reunión, como ha solicitado Nicaragua, que incluyó entre sus delegados al jefe militar, Julio Avilés. "Confiamos que esta asimetría no impedirá que se puedan coordinar acciones contra el crimen organizado", indicó el viceministro.

La delegación nicaragüense estará encabezada por el canciller Samuel Santos, a quien también acompañarán la ministra de gobernación, Ana Morales, la ministra de Medio Ambiente, Juanita Argeñal, y el embajador de Nicaragua ante la Corte de la Haya, Carlos Argüello, según un comunicado oficial dado a conocer el domingo.

La cancillería costarricense confirmó que al encuentro acudirán también los vicecancilleres de México, Rubén Beltrán Guerrero, y el de Guatemala, Carlos Raúl Morales Moscoso.

La cita de mañana persigue restablecer el diálogo entre ambos gobiernos, que llevan cerca de seis meses enfrascados en una disputa mediática por el dominio de un pequeño pantano fluvial, ubicado al este de la frontera común.

Costa Rica llevó el conflicto a la Corte Internacional de Justicia (CIJ), que el pasado 8 de marzo ordenó a los dos países abstenerse de enviar personal civil y militar a la zona en diputa y restablecer el diálogo bilateral para coordinar acciones contra el narcotráfico en la frontera común.