•  |
  •  |

El buen periodismo nicaragüense destaca cada vez más a nivel internacional. El “Premio Ortega y Gasset”, el máximo galardón al periodismo en español fue otorgado al periodista Octavio Enríquez, del diario La Prensa, por su investigación periodística “La revolución del ex ministro del Interior”, Tomás Borge Martínez.

Enríquez, un licenciado en Comunicación Social de 31 años, 12 de los cuales ha dedicado al oficio periodístico, afirmó ayer que el referido galardón “es un reconocimiento al periodismo nicaragüense, a esta generación de comunicadores que estamos haciendo lo que nos corresponde para tener un país distinto, ante la coyuntura actual en la que es cada vez más difícil ejercer la profesión”.

En la vigésima octava edición de los Ortega y Gasset, el jurado se enfocó en la lucha contra el poder, la independencia, la investigación y la valentía de los periodistas postulantes. Enríquez ha ganado otros premios a nivel nacional como el “María José Bravo” y el de la excelencia periodística “Pedro Joaquín Chamorro”.

Según el jurado que otorgó el premio, el trabajo de Octavio es una muestra de "la lucha contra el poder plasmada en una labor periodística de investigación realizada en condiciones muy adversas sobre las transacciones y el enriquecimiento ilícito de Borge... es una investigación minuciosa, valiente y bien documentada".


La metamorfosis de Borge
La investigación de Enríquez se publicó en octubre de 2010, y en las piezas dio a conocer cómo Tomás Borge, fundador del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y ex ministro del Interior en los 80, pasó de guerrillero pobre a capitalista, y enumeró las transacciones bursátiles que se le han conocido.

La saga denominada “La revolución del ex ministro del Interior”, incluyó préstamos millonarios del Seguro Social a una Clínica Previsional de Borge, sin que exista  prueba de que la clínica Cruz Azul --relacionada con el hoy embajador de Nicaragua en Perú--, haya pagado al INSS. Borge dijo que el dueño de la clínica era el diputado Mario Valle.

Para Enríquez, una de las piezas más fuertes de su trabajo fue la entrevista que le brindó Valle, quien indicó que los fondos del INSS sólo son para "mentes brillantes", y que él es un empresario exitoso que se da el lujo de tener un reloj Rolex de 20 mil dólares, una respuesta de antología cuando se quiera escribir sobre los nuevos ricos y el hombre mediocre.


La noticia lo agarró en el bus
Octavio recibió la noticia de que había alcanzado el galardón cuando se trasladaba en bus de su hogar a su centro de trabajo. Sorprendido por la llamada de código extranjero, pidió a gritos que se detuviera la máquina, y optó por devolverse a su casa, para darle la noticia a su esposa y a sus pequeños hijos.

“Busqué a mi esposa y a mis hijos para darles un abrazo. Es indescriptible lo que siento, porque los premios no son solo un reconocimiento, sino que un compromiso para el que tiene el honor de tenerlo, eso significa seguir adelante”, dijo emocionado Enríquez.

Indicó que no esperaba ganar ningún premio, “sino mostrar el rostro real de los comandantes que dicen defender los intereses de los pobres”.

Octavio empezó sus trabajos periodísticos en el semanario Confidencial, luego estuvo en EL NUEVO DIARIO, y desde 2005 está en La Prensa.

“Yo me hice en EL NUEVO DIARIO, ahora estoy dando frutos para el medio en el que trabajo, para el periodismo, para mi país, para mi familia, y ahora a seguir buscando cómo desenterrar más cosas para que mi pueblo los conozca”, concluyó contento.