•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Estebana Duarte, de 30 años de edad, desde hace tres años se dedica a vender agua helada y refrescos en el sector conocido como Gancho de Caminos, en el Mercado Oriental. Ella forma parte de la cifra oscura de miles de pequeños comerciantes que no pagan canon de arriendo, y aunque está consciente de que es parte del desorden que se vive en este lugar, dice que tiene que ganarse el pan de cada día para llevarlo a sus hijos.

Junto a miles de pequeños comerciantes, casos como el de Estebana han propiciado que el Oriental crezca desordenadamente por sus cuatro puntos cardinales. El problema es que es un crecimiento deforme y ningún funcionario de la Alcaldía de Managua o de la Policía u otra autoridad supo responder si existe un plan de ordenamiento para este lugar que alberga a casi 30 mil comerciantes, según estimaciones de ALMA.

Un ejemplo del desorden es la entrada principal a este mercado por el Gancho de Caminos, ya que en esa intersección, donde convergen cinco calles, cada vez son más los pequeños negocios que se instalan y van “comiendo” la avenida principal que se dirige hacia el Recinto Universitario “Carlos Fonseca Amador”. Los tramos conformados por mesas o carretones ya están en plena calle, ofertando productos, apropiándose de los andenes peatonales, incluyendo el que está frente a la Estación de Policía del Distrito Uno.

Comerciantes piden orden

Estebana cuenta que en diciembre pasado las ventas mejoraron. En un día pudo vender hasta un mil córdobas en productos, pero en enero con costo vende 200 córdobas, por lo que ve bien que la Corporación Municipal de Mercados de Managua (Commema) no le cobre canon de arriendo.

“Aquí estamos por la voluntad de los amigos policías que nos están dejando, porque ellos saben que estamos por necesidad… nos parece bien que Commema no nos cobre, porque ahorita nos está yendo mal y con costo sacamos para la comida”, aseveró Estebana.

Virgilio Vargas, de sus 59 años de edad, 40 de ellos los ha pasado en el Oriental, pero en los últimos 7 instaló un tramo en las inmediaciones del Gancho de Caminos. En este último período reconoce que los funcionarios de Commema no le han cobrado en concepto de arriendo ni lo han sacado de ese lugar, pero acepta el desorden existente.

“Para mí sería bueno un ordenamiento, porque hay muchos carretones que se mantienen en la vía y no dan pasada a los vehículos, y ahora ya están cerrando las calles”, señaló Vargas.

Conductores afectados

Francisco Cruz, conductor de una empresa que presta el servicio de grúas, llegó a traer un vehículo al Distrito Uno de Policía, pero asevera que cumplir con su misión le significó un dolor de cabeza. “Aquí hay que ordenar, porque no se puede circular con un vehículo, los que más estorban son los taxis y los buseros porque no dan pasada, y solo para entrar a la Policía me tardé como 20 minutos”, se quejó.

Los taxistas son criticados por sus similares de los buses y particulares, porque estos parquean sus vehículos casi en mitad de la vía, pero ellos también tienen su visión del relajo. “Se mira bastante desorden, lo que tiene que hacer la Alcaldía es ordenar, porque los comerciantes se han salido hasta la calle y no se puede ni pasar, los buseros nos echan los unidades encima, la gente se nos cruza y todo eso es peligroso. Buscamos pasajeros en esta parte del mercado (Gancho de Caminos) porque es donde más oportunidad hay”, indicó Alex Lanzas, conductor de taxi.

¿Hay un plan de ordenamiento?

La Vicealcaldesa de Managua, Reyna Rueda, afirmó que en los últimos cuatro años han realizado más de 3 mil proyectos en beneficio de la población y aunque no precisó si cuentan con un plan de ordenamiento para el Oriental, aseveró que este lugar no está fuera de los proyectos de la comuna.

“Nosotros aspiramos (a ordenarlo), eso depende del esfuerzo que tengamos cada uno … para vivir mejor, hay una voluntad de este Gobierno de que el actor principal es la familia nicaragüense, por lo tanto cada proyecto que se realiza es para mantener en buenas condiciones los mercados. Estamos hablando del Oriental, 112 manzanas (de tierra) imaginate cuántos ciudadanos visitan este lugar”, dijo Rueda.

Comerciantes y quienes visitan este lugar consideran que el mercado necesita decenas de proyectos para mejorarlo y que la comuna cuenta con los recursos económicos para ejecutarlos. Doña Melba María Rostrán, de 46 años, recorre las calles del Oriental ofertando buñuelos y cree que las condiciones pueden mejorar, porque “a los vendedores ambulantes no nos cobran (arriendo), pero si yo vengo y me parqueo allí con una tijerita a vender, entonces me cobran entre 5 a 10 córdobas”.

Dos millones en recaudación

Augusto Rivera, director general de Commema, detalló que en el Oriental casi 13 mil comerciantes fijos pagan canon de arriendo a esta institución y que anualmente recolectan entre un millón y medio a dos millones de córdobas. Las cuotas son diferenciadas entre 100 y 300 córdobas, en dependencia del tamaño y magnitud del negocio.

No obstante, se desconoce el número de comerciantes informales que laboran en este lugar y, por ende, el monto de dinero que podría obtenerse si se les cobrara arriendo. Rivera es consciente del crecimiento desordenado del gigantesco centro comercial, por lo que asegura que sostienen pláticas con los representantes de las asociaciones de comerciantes para encontrar una solución al problema.

“En el mes de diciembre aumenta el número de comerciantes, pero en enero disminuye, incluso hay gente que viene de otros mercados y se ponen en las esquinas, además hay comerciantes que vienen desde adentro del mismo mercado y que son fijos, pero que se salen y se ponen en las esquinas; todo eso sucede y la idea es ir ordenándolos y que no siga creciendo”, aseveró Rivera.

Policía lanza la “pelota”

La Policía del Distrito Uno tiene el problema frente a sus ojos y, de paso, también está siendo afectada por la obstrucción en la salida y entrada de las unidades policiales. El jefe de esta Delegación, comisionado mayor William Dávila, dijo que “la Policía no es la responsable de las calles; por decirte algo, el responsable es la Alcaldía sobre todas las vías, y en el caso específico del Mercado Oriental tiene que ver con Commema, lo que hacemos nosotros es apoyar a estas instituciones ante cualquier tipo de plan o medidas que quieran orientar alrededor del ordenamiento”.

La Policía, dentro de sus funciones, debe propiciar la libre circulación vehicular, algo que cada vez se dificulta en el Oriental y que parece no tener solución. “Es que si te ponés a eso, tendrías que garantizarlo en todos lados y vos sabés que no solo en el Mercado Oriental está esa situación, por ejemplo en el Centro Comercial Las Américas donde se parquean los carros en todos lados, en Metrocentro igual”, indicó el jefe policial.

Dávila consideró que al abordar esta problemática se debe tener en cuenta el problema del empleo y las consecuencias sociales que se podrían derivar. Agregó que diversas instituciones estatales y municipales deben intervenir para encontrar una solución integral.

 

Uno de los sectores más evasores de impuestos

En el Mercado Oriental casi 13 mil comerciantes pagan canon de arriendo, pero se estima que en él laboran 30 mil. Este lugar es considerado el centro de compras más grande de Centroamérica y uno de los sectores económicos más evasores de impuestos en Nicaragua. Estimaciones de economistas señalan que este gigante mueve alrededor de 50 millones de córdobas en comercio.

Se estima que de los casi 30 mil comerciantes, al menos 10 mil deberían estar pagando fuera del régimen de Cuota Fija, lo que vendría a generar mayores ingresos que permitirían ejecutar obras de desarrollo.

 

"La Policía no es la responsable de las calles; por decirte algo, el responsable es la Alcaldía sobre todas las vías".

Comisionado mayor William Dávila

jefe de la Policía del Distrito Uno.