•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La colonia Maestro Gabriel fue fundada en el año 1960 en la periferia de la vieja Managua, para que el gremio magisterial de aquel entonces gozara de los beneficios del proyecto “Diriangén”, obteniendo una casa de habitación cómoda y accesible en formas de pago a largo plazo.

La colonia nació con 350 casas y su nombre es un homenaje que le hiciera el Instituto Nicaragüense de la Vivienda (INVI) en 1959 al insigne maestro de generaciones, Gabriel Morales Largaespada, el “Maestro Gabriel”.

La colonia se construyó en tres etapas; la primera fue el sector oriental, cerca de lo que hoy es el restaurante de Pollo Estrella, seguida de la parte central y por último el sector occidental. En un principio los alrededores eran áreas verdes y contiguo solo existía la colonia Salvadorita, fundada tres años antes, la que en los años 80 fue rebautizada como “Cristhian Pérez”.

Inicialmente el lugar contaba con 350 casas, pero como la colonia se fue ampliando ahora hay alrededor de 520 viviendas. Estas cuentan con una estructura moderna y poseen todos los servicios básicos necesarios para los colonos.

Andenes destruidos

Uno de los problemas de la colonia radica en sus andenes, porque los mismos se encuentran totalmente destruidos, debido al ingreso de algunos vehículos conducidos por personas irresponsables.

María Hurtado Castro, pobladora de la colonia, dijo que los andenes también están bastante deteriorados porque no han tenido un continuo mantenimiento por parte de las autoridades edilicias. Además, los automóviles que parquean frente a las viviendas contribuyen con el deterioro.

Hurtado manifestó que la basura en la colonia se ha vuelto un problema grave, porque muchas personas no esperan el momento que pasa el camión recolector y desesperadamente colocan sus desperdicios en una bolsa plástica en las esquinas de los andenes.

“Estas personas perjudican a los que viven en las esquinas, porque les llegan a poner la basura frente a sus viviendas, y a veces las bolsas contienen desperdicios con malos olores que perjudican la salud de los vecinos”, dijo Hurtado.

Por su parte, Elba Montalván Avendaña comentó que la zona del parque es utilizada como un punto donde los pobladores llegan a amontonar todos los sacos y bolsas plásticas con basura, hecho que deteriora la imagen de la colonia y puede generar un brote infeccioso, porque en ese punto hay comiderías.

Utilizado por drogadictos

Montalván también expuso la necesidad de mayor presencia policial en el parque, debido a que hay personas que llegan a fumar estupefacientes al lugar.

“Ellos (los drogadictos) se reúnen cuando ya está oscuro, se ponen alrededor de un árbol que está en medio del parque y ahí comienzan a fumar. La Policía debería tomar cartas en el asunto para que estos casos no persistan en la colonia”, agregó.

 

"Es cierto que a veces el camión recolector de basura se retrasa, pero esa no es excusa para que los pobladores de los andenes la acumulen en las aceras".

Elba Montalván Avendaña

Pobladora.