•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Este pequeño reparto está casi olvidado en Managua, tal vez por estar entre dos grandes colonias: Villa Don Bosco y residencial El Dorado. Sus pobladores cuentan que el reparto Colombia está conformado por tres calles y fue fundado luego del terremoto de 1972.

El reparto Colombia fue construido con la colaboración del gobierno colombiano y personas de ese origen, que apoyaron parte del financiamiento de las viviendas. Las casas fueron construidas con una especie de latón, blanco, muy elegante, y cuentan con sala, cocina, cuarto de lavandería, tres cuartos y un pequeño patio trasero.

El reparto tiene todos los servicios básicos, transporte colectivo, centros de recreación cercanos y una iglesia católica, además, posee un pequeño parque.

Agua es el dilema

Ana Gabriela González, habitante de la colonia, dijo que el servicio de agua en el reparto es deficiente porque siempre se corta a la 1 de la tarde y se reactiva cerca de las 11 de la noche, problema que afecta las tareas cotidianas a todos los pobladores.

“Esta situación afecta a todos desde hace más de cinco años. Ojalá las autoridades correspondientes tomen cartas en el asunto e implementen una medida para que el agua no falte a toda hora en el reparto”, dijo González.

Alcantarillas atiborradas de basura

González también manifestó que las alcantarillas son utilizadas como basurero, esto porque las personas llegan a botar sus bolsas con desechos a estos puntos sin importarles que queden atascados.

“En época de invierno las calles del reparto son intransitables, ya que como todas las alcantarillas se encuentran sin su tapa de protección, la basura se acumula en el interior, y a la hora de las fuertes lluvias, se rebalsan”, dijo González.

Parque peligroso

Por otro lado, el parque del reparto, que es un lugar de recreación, se ha convertido en centro de reunión para bebedores, drogadictos y asaltantes. Según pobladores, el accionar delictivo en horas de la noche en este punto es alto.

“Aquí vienen estudiantes a cualquier hora del día a fumar estupefacientes, ya no tienen ni vergüenza de que la gente los vea; por otro lado, el lugar se ha visto plagado de borrachitos, que aunque no sean peligrosos ni agresivos, duermen y toman en el lugar, evitando que los niños se recreen libremente”, manifestó Gabriela González.

Por su parte, Lorena María Donaire Rodríguez, habitante, dijo que en el sector hay bastante delincuencia en horas de la noche, y muchos de los asaltos los realizan personas a bordo de motocicletas.

“El problema con los jóvenes es que vienen a consumir estupefacientes al parque, esto se había erradicado un poco porque desarticularon varios expendios que había en la zona, pero al poco tiempo volvieron y siguen vendiendo”, dijo Donaire.

"Los antisociales viven quebrando las luminarias del parque, esto para que el lugar permanezca a oscuras y realizar sus delitos”.

Ana Gabriela González Habitante

"La Policía realiza bastante patrullaje en el reparto, pero ni así los jóvenes dejan de llegar a consumir estupefacientes al parque”.

Lorena Ma. Donaire R. Habitante