•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El reparto Miraflores, está ubicado en el Distrito II de Managua, y se encuentra cercano a populosos barrios y repartos como el Barrio Monseñor Lezcano, los repartos Las Brisas y Linda Vista, además de la Colonia Morazán. Esto permite que los colonos tengan la facilidad de acceder a centros de salud, colegios, farmacias, restaurantes, un centro comercial, así como a lugares de diversión.

El reparto no comenzó con casas prefabricadas como sucedió en otros lugares, sino que los terrenos fueron vendidos a los pobladores por una familia salvadoreña de apellido Poma, quienes dividieron el terreno en solares, y los ofrecieron a un módico precio.

“A la familia Poma se le entregaban 120 córdobas mensuales por el terreno, era un predio baldío y habían pocos habitantes. Las casas que se ven hoy día son fruto del sudor, trabajo y esfuerzo de cada uno de los habitantes del reparto”, dijo orgullosa Melania Manzanares Romero, habitante del lugar.

Punto reconocido

La entrada principal del reparto es reconocida por la mayoría de los managuas, ya que en la esquina izquierda de la entrada principal al reparto estaba ubicado el histórico bar y restaurante Münich, lugar visitado por clientes de diferentes estatus sociales que llegaban a divertirse con fiestas amanezqueras, y además era famoso porque amenizaban mariachis; el local se mantenía abierto las 24 horas.

Reparto sin dificultades

Néstor Morales Espinoza, habitante del sector, manifestó que a los pobladores de este lugar no les hace falta nada, porque cuentan con eficientes servicios básicos, alumbrado público, alcantarillado y calles en perfectas condiciones.

“Creo que los habitantes estamos en un lugar privilegiado, ya que en la zona nunca falta el agua ni la luz, a pesar que en otros lugares hacen cortes de estos servicios. La única desventaja es que no hay un centro de salud, pero la comunidad asiste al de los sectores aledaños”, manifestó Morales.

Delincuencia afecta

Por su parte, Guillermo Reyes Ochoa, otro poblador, explicó que si bien es cierto no hay problemas con los servicios básicos, la delincuencia es un factor determinante en la zona porque en horas de la noche el lugar se vuelve peligroso por la llegada de antisociales de otros sectores.

“Aquí las personas han sufrido el robo de sus pertenencias por sujetos a bordo de motocicletas; también se registran asaltos en el interior de las viviendas y los ladrones también se han llevados hasta los vidrios de los automóviles”, dijo Reyes.

 

Serpentinas para proteger hogares

Reyes explicó que muchos pobladores sienten el temor de que algún “amigo de lo ajeno” ingrese a sus viviendas en horas de la noche, “por lo que ante el incremento de la delincuencia, los pobladores como medida de seguridad para proteger la integridad de sus familias han instalado serpentinas en los muros de sus viviendas”.