•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Para finales de abril ya estarán instalados los validadores en algunas cooperativas de buses, listos para la utilización del sistema de tarjetas en las unidades de transporte colectivo.

Jorge Rodríguez, Presidente de la Cooperativa “Camilo Ortega”, miembro de la Urecootraco, estimó que para finales de mes ya estarán instalados en las unidades de algunas cooperativas, y se espera que una de las primeras rutas será la 101.

“Que se instalen estos no significa que comenzará a utilizarse de forma inmediata. Aún no se confirma oficialmente la fecha de la aplicación del nuevo sistema”, dijo al agregar que en la primera semana de abril se suponía que estarían instalados y comenzarían a usarse, pero hubo atraso con la venida de los validadores que leerán las tarjetas de cada usuario del transporte público.

Tarjetas serán distribuidas por los Gabinetes de Familia

Explicó que por el momento se ha hecho un muestreo y se comprobó la mejor ubicación del validador, tanto para el usuario como para el conductor. Este último también estará en cercanía al aparato para ver lo que hace el usuario.

“Las cooperativas con quienes nos hemos reunido es con la empresa Mpeso, que también trae las tarjetas que, primeramente, serán distribuidas por los sindicatos, y en los barrios a través de los Gabinetes de la Familia y la comunidad”, expresó el presidente de la cooperativa.

Con esto, Rodríguez destacó que esto ahorrará tiempo al usuario, y las unidades estarán menos tiempo en las bahías, además de poner a Nicaragua a la par de otros países con sistemas automatizados.

El nuevo sistema

El gobierno, a través del Instituto Regulador del Transporte Municipal de Managua, Irtamma, aseguró que para la aplicación del nuevo sistema de pago se instalarán en cada unidad de transporte urbano colectivo un validador de la empresa sueca Arcontia Internacional, que leerá la tarjera personal del usuario. 600,000 tarjetas se distribuirán a la población, primero, de forma gratuita, pero cada una tiene un uso limitado, y algunas podrán ser recargables. Al ser pasadas por los validadores, en una pantalla se mostrará al usuario el precio pagado y el saldo de su tarjeta. Cada validador tiene un precio estimado en US$1,000, pero a las cooperativas no se les cobrará por estos ni por su instalación.